06 agosto 2017

Maleta de Sonrisas





Son pobres aquellos,
a quienes le sobran las palabras
y no se deciden a volar.
Hasta los sueños,
los abandonan en el tiempo,
yéndose de viaje,
con sus lunas en el bolsillo
y las ilusiones en la maleta.

Solo observan/ 
aún esperando una mirada final,
 y ni siquiera se produce
para decirles 
Adiós.

Juan




Llevo en mi equipaje de vida,
una maleta llena de sonrisas,
para tomar con optimismo,
esta realidad, tan difícil de entender.
Si hasta cuando cierro mis ojos,
el mar es un pasaje estrecho
en mi mente, que solo puedo atravesar
sobre mis palabras.

Algún "quizás mañana",
unos libros de Sabines y Benedetti,
reviven viejas cicatrices,
que ya, ni para cicatrices sirven.
Pero aún recurro a mi maleta,
sonrío, y juntos transitamos 
este hermoso camino llamado vida.
En los atardeceres suelo recordar
aquellos rostros del amor,
ellos me han dejado una bella luz
en la memoria, y un gusto/ a pan
recién horneado y miel,
momentos que volvería a transitar.
Aprendí poco a poco, hasta lograr
amar la paz/ y tratar esa costumbre
que vive en mi, de llevar
la guerra en mi sangre.

Sigo cada vez más vivo y sonriente,
aún con ganas de volar e
intentar poblar la casa del viento.

Ese viento que precisamente
nunca tuvo casa.
Safe Creative #1111180546482

14 comentarios:

Elda dijo...

Hola Juan. Qué belleza tu blog, es fino y elegante haciendo juego con lo que sale de tu pluma.
Un poema que he leído con mucho gusto y que me ha proporcionado un halo de paz y de buen sentir.
Esa maleta repleta de sonrisas es la que no tiene que faltar en el camino de la vida para paliar todos los sinsabores que de vez en cuando se presentan.
Bellísimo como escribes esos recuerdos que van dando fin a un poema muy hermoso, con un final para tomarlo como ejemplo.
Ha sido un verdadero placer volver a leerte. Hacía tiempo que no pasaba por aquí y estoy encantada de haberlo hecho, a ver si se me pega algo de todo lo bueno que tiene tu pluma.
Un cálido abrazo.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Elda: Lindo verte siempre de visita, me alegra tanto. Gracias por tus conceptos por esta pequeña Calle, lo hago sin mucho, pero trato de aplicarle todo el cariño. Este camino de la vida, donde uno se la pasa (mientras lo transcurre) mirando adelante o hacia atrás; y hoy aprendí que hay que mirar hacia los lados ... después de todo, esos son los paisajes que nos llevaremos.

Nada tiene que pegarse, son formas de mirar el camino de acuerdo a experiencias. Y si no se te pega, adelante llevalo, es absolutamente tuyo.

Gracias por tu visita y tanto cariño.

Un abrazo apretado e intenso.

Juan

Paty Carvajal dijo...

Cicatrices que pierden su misión, maletas con sonrisas -aquellas que debieran hacer los labios y nunca guardarse- y mentes que todo lo quieren controlar. Pecados de vida, sin culpa o con culpa, porque en algún momento de este viaje llamado tierra, existe el espacio y el acontecimiento -y también el sentimiento- que nos regala la oportunidad de reflexionar y mejorar lo que sigue.
Cuando hablas de la vieja costumbre de llevar la guerra en la sangre, lo siento como esos dolores que nos llevan a empoderar la sobrevivencia de protegernos de lo que nos llevó a entristecernos demasiado. Lo sé, lo entiendo, lo he vivenciado.
A veces es necesario, tan indispensable lo es como luego lo es soltar y dejarte fluir. Borrar los esquemas, simplemente vivir sin aquellas estructuras que nos llevan a juzgar y tender a poner cabeza y nota a todo.
Gracias Juan por tu grata compañía, por tus versos que son joyitas, por tu tiempo de oro y por sobre todo por tu apertura y transparencia. Así te percibo.
Un fuerte abrazo poeta!!!

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Paty Carvajal: "Cicatrices que ni para cicatrices sirven", pasado, absoluto pasado, maletas con sonrisas, que nacieron no para estar en la maleta, sino para "hacer los labios" como vos decís. Nuestra forma de vida debe llevar siempre, la bandera de la sonrisa, y seguramente con ella, podremos dominar situaciones y porque no la mente.

Reflexión, razonamiento y presente, es el único capital que nadie puede sacarnos y nos acompañará de por vida.

Con respecto a "llevar la guerra en la sangre" es tal cual lo describís, la preparación ante los dolores no merecidos o imprevistos, pero sabés ... esa guerra que se lleva en la sangre, al menos en mi, siempre está envuelta en un hermoso paño blanco de paz, listo para usar, pensalo, de otra manera sería nada más y nada menos que rencor.

Nada debés agradecerme, absolutamente nada, el agradecido soy yo por tus largos paseos y por todo lo que tenés para decirme.

Un abrazo inmenso, con toda la intensidad donde las distancias no existen.

Cariños

Juan

María del Sur dijo...

En un pequeño recreo leí tu poema y quedé prendida en su lectura, con una sensación rara entre soltarme de él y quedarme junto a él.
Principalmente en las frases - Sigo cada vez más vivo y sonriente - aún con ganas de volar e intentar poblar la casa del viento. - Me llenó de alegría saber que tu intensidad esta intacta, luego - Ese viento que precisamente nunca tuvo casa - esos remates que son un golpe a la realidad, pero pensé, no solo tiene intacta su intensidad, sino que persigue utopías, aunque conozca su final.
Esas dos últimas frases que mencione más arriba los dije en la tarde, y fue un aluvión de conceptos.

Hermoso Juan, habla tanto de vos, pero tanto.

No dejes de escribir, tu visión es tan amplia y llena de verdad, que hace que atrape, casi sin remedio.

Un besito .

MIS

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

María del Sur: Hola!!! como estás, hace mucho que no hablamos.

Cierto aún deseo volar detrás de una ilusión, creo que es uno de los componentes de la savia vital para esta vida. Siempre debemos tener algo que nos motive, reinventarse, ilusiones, sueños, sentimientos, sin ninguno de ellos todo sería muy aburrido. No te parece ? Además hay ejemplos de lo que muchos consideraron utopías, terminaron siendo realidad. Entonces porque no hacer el intento.

Pasaste esa frase al aire ? vos estás muy pero muy loca jajajajjaa mentiras, sabés que podés disponer de todo lo que hay acá y llevarlo.

Gracias por tu visita, siempre verte de visita es motivo de una sonrisa.

Un beso.

Juan

alp dijo...

Me gustan las maletas llenas de sonrisas...un saludo desde Murcia....

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

alp: Bienvenida !!! gracias por pasear por esta pequeña calle. Me encanta que te gusten las maletas llenas de sonrisas, solo tengo una, pero es tuya para cuando lo requieras.

Gracias nuevamente por tu visita.

Un cariño

Juan

Pat.mm dijo...

Me encanta el último verso. El intento de poblar al que nunca tuvo casa.
Besos

Pat.mm dijo...

No sé si apareció mi comentario anterior...intentar poblar a quien nunca tuvo casa es muy bonito...y casi imposible? Eso es optimismo. Besos

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Pat.mm: Gracias por tu comentario y visita, siempre es motivo de una alegría el verte por acá dando un paseo. Las utopías son sueños casi inalcanzables, pero hay que intentar. Es mejor morir en el intento que no haberlo intentado nunca.

Un beso inmenso.

Juan

maría del rosario Alessandrini dijo...

Una maleta que siente todo lo vivido, emoción que jamás nadie podrá quitarnos esta ahí, en la maleta abrazando el tiempo de siempre, sin propósito alguno solo huellas.
Abrazo

Marian dijo...

Sin alas que vuelan constantemente, solo descansando entre orillas y cemento, no serias vos .. es tu esencia, lo que te hace tan especial, esa pluma que refleja tu alma, esas sonrisas de guirnaldas que se reinventan a cada paso, sin dejar de soñar y abrazar el viento ...
Es esa delicada pero masculina manera de transcribir cada pensamiento vivencia o sueño que hace leer y releer cada linea siendo imposible no cerrar los ojos y acompañarte en el vuelo..
Gracias mi querido Juan por compartir tus letras y hacer que los sentidos adquieran sentido... Abrazo de los lindos ..los de siempre ..

María Perlada dijo...

Cada vez que paso por tu blog me dejas sin palabras, mi querido amigo Juan de la Cruz, tus versos están escritos con la pluma de oro, con arte y maestría, en verdad es un placer leerte y acurrucarme entre tus renglones.

Besos enormes y feliz tarde.