'

26 enero 2010

Querer

.
.
.

Cuando pienso que te quiero,
está presente la alegría y la tristeza,
la ausencia y la presencia,
la madrugada y el anochecer,
el paraíso y el infierno.
Será porque todo lo que quiero
está en vos,
y vos en todo lo que quiero ?

Juan



Cuando digo que te quiero,
reflexiono, deduzco y publico que,
te quiero por todas las mujeres
que nunca he conocido,
también por la vida que viviré.
En realidad,
te quiero por quererte,
hasta por todas las mujeres
que no he querido.
Por tu sabor a leche y miel
en el amanecer, y al deseo
del pan recién horneado.
Sos un antes y un después,
que no es poco, pero si
un motivo más para quererte.
Será por eso que te quiero,
aunque aún, no haya podido pasar
el único cristal de mi espejo.



Ahora que olvidar es posible,
en esta aventura de vivir,
he aprendido algo más.
Tanto la vida, como el olvido
se aprenden palabra por palabra,
y eso no lo olvidaré jamás.
Te quiero por tu inteligencia,
que estoy seguro no me pertenece,
y porque no, te quiero mas
que a una ilusión y su esperanza.
Te quiero porque crees ser la duda,
y no sos mas que una certeza,
y mucho mas que un quizás.
Pero irremediablemente te quiero,
porque sos mi luna compañera,
que me llena el alma con sonrisas,
cuando me lleva el sueño
pensando en vos.

Por todas estas tonteras
estoy seguro,
que nunca dejarás de quererme.

Juan

Safe Creative #1001255383558

14 enero 2010

Vacío II

.
.
Me has tenido por tenerme,
quizás para saber por fin
que vivo dentro tuyo.
Ahora conocés el sabor
de encontrarse, y también sabrás
el otro sabor, del después
del lejano, el del adiós.
Nadie conoce el final
todo es a cara o seca.
Te esperaré igual,
tanto en el ayer, en el hoy
como en el silencio
Me querés decir como hago
para explicarle este Adiós
al Mañana ?

Juan






Vacío, absolutamente nada,
ni el murmullo del espanto,
ni la mas escandalosa realidad.
Ni siquiera el rostro visible de la duda.
ni el fuego que habitaba tu cuerpo,
y siempre se empeñaba en perdurar.
Ni aquella imagen que sacudía mis ojos
y consumía mi mente.
Ni siquiera el juego aburrido,
de los celos y la discordia.
Ni el desastre que aniquila
esa otra imagen,
la del amor y la necesidad.
Ni tu voz, ni tu forma de moverte,
ni esa particularidad de tu calle,
nada, absolutamente nada,
podrá impedir una vez mas el olvido.
Llegará el momento que la realidad
se hará presente,
y esa necesidad que da el amor,
de día o de noche, volverá
para desgarrar nuevamente tu herida.
En ese instante, ya no habrá
momentos de hacer nuevos versos,
ni regresos imaginados.
Solo quedará la nada,
como si la nada lo fuera todo.

Juan


Safe Creative #1001135308091