'

28 septiembre 2011

Hirientes

.
.
.
No más lejos,
justo ahí donde mi pecho
entregue su vida,
empezará tu horizonte
y terminará mi amor
por vos.

Pero por ahora
es inevitable,
siempre te llevarás
un poco de mi piel
en tus manos.

Juan


La palabra que me hiera
deberá tener vida propia,
 alma y espíritu.
Ha de ser como el canto
de un clavel o el aroma
de una esmeralda.
Deberá tener la textura
de una melodía suave
para acariciar su desnudez
con la punta de mis dedos.

Si hiere mis pensamientos
será porque solo he tenido
una coraza de ilusiones.

Pero si hiere mi corazón,
seguramente será porque
alguna vez me ha dicho
Te quiero ...

Safe Creative #1109260136876