'

30 junio 2007

Esperando a mi viejo...


Sentado en el umbral de mi casa, con pantalones cortos, los bolsillos lleno de bolitas y las rodillas sucias, así espero el regreso de mi viejo, miro para la esquina donde siempre aparece, inmenso para mi.
Estoy atento, para cuando lo vea y salir disparado, para abrazarlo y que me levante haciendome girar como una calesita, juguete barato si los hay, y lleno de cariño del bueno.

De repente un gorrión surca el cielo, lo miro con atención...zigzaguea y genera virutas con el aire, como el humo cuando toma libertad.
Sigo mirando hacia la esquina, vuelvo mi vista buscando el gorrión y se perdió en el horizonte de techos bajos, casas humildes. Rápidamente, aparece tras el farol de la esquina, vuelve a zigzaguear. Aquí, allá. En todos lados un poco; me siento identificado, parece que todo le interesa y en el momento lo deja de lado. Vuelve a desaparecer y yo sigo atento a la esquina.

Se fue, quedé solo, miro el azul del cielo, juego con una ramita, una soledad inmóvil, miro para ambos lados y mi vista choca con las tribunas vacías de mi amor...la cancha de San Lorenzo de Almagro, pienso...huyy el domingo con Huracán, sonrío. Me siento solo, pero estoy esperando a mi viejo, entonces todo tiene otro color, colores que son paisajes, colores vivos de mi infancia.
De repente, de nuevo mi amigo, el gorrión, pero con compañía, son dos los gorriones, me sumaría a ellos, pero sería una multitud. Me limito a mirarlos, vuelven, vuelan, bailan, sueñan, y porque negarlo yo también vuelo un poco. Después de todo, forma parte de la vida volar.
Sin dejar de prestar atención a la esquina, los sigo con atención, bailan en un trozo de cielo, bailan bajo este sol porteño, sol de Boedo y de mi infancia, luz hecha luz.

Pienso que haré luego, voy a ir a la Placita Butteller, donde las estatuas me sonríen y yo les sonrío. Placita Butteller, te conozco desde siempre, desde que mi nariz estaba a la altura de la rodilla de mi viejo, placita, sos mi segunda casa, sos el bastión de los hinchas, la vida antes de perderte, recuerdo peleas por su posesión y sonrío, y que ...a mi edad en eso consiste todo...en sonreír.

Otra vez los gorriones. Norte, Sur, ahora Este, Oeste, después. Vuelo del paraíso al techo de chapas. Vuelo de sol y lejanía. Cruzan el cielo. Cruzan las miradas. Cruzan los sentidos. No tienen temores, son libres, hermosa la libertad, tan difícil de obtener, y resulta tan sencillo, es como el agua, solo hay que tomarla.

Sigo atento a la esquina, el viejo no viene, debe faltar poco...

Mi vieja también lo espera mientras riega el jazmín, ese jazmín que se abraza a la ventana como queriendo entrar en mi habitación.

Sorpresa, un estallido de palomas han venido a visitarme, son las de la iglesia de acá cerca, las miro, sin moverme no quiero espantarlas, sus sombras se reflejan en el suelo como imágenes de piedra. Todo es bullicio es un macho rodeado de hembras, juegan al amor, de eso también está compuesta la vida, de jugar y amar.
Parecen palomas de nieve, otras gris plata y alas rojizas, hermosas, son hermosas, pero no son libres, están atadas al amor...

Miro el horizonte de terrazas y pasan los gorriones nuevamente ahora casi con destino fijo, y el viejo que no viene, vuelan libres y sé que no volverán, pasan con un adiós y yo los saludo, con tristeza, me han enseñado algo...que también de eso esta compuesta la vida, en saber aceptar un adiós...

Me paro para verlos ir, y en un momento de distracción...

¡¡ Mi viejo...!! viene mi viejo !! corro y me sonríe, ojos verdes, cuerpo duro, corazón de algodón, deja su bolso en la vereda y me abraza, me levanta y me gira, yo río feliz, inmensamente feliz, vuelo como un gorrión y río sin parar, el mundo es mío… mientras escucho la frase obligada...”como te portates...te quiero tanto”...Y yo sigo volando mientras giro, río y río, lo abrazo fuerte, muy fuerte y siento que el mundo es mío, me baja y lo abrazo de la pierna mientras me toca la cabeza y vamos para casa...soy feliz, tremendamente feliz...miro a mi vieja y ella sonríe, será ese el amor? Estoy convencido que si.

Recuerdos, solo recuerdos y alguna lágrima aún me queda, donde estarás viejo, solo me queda acariciar el recuerdo y soñarte, te fuiste sin explicarme porque...alguién te arrancó de mi lado, te sacó de mi vida, pero me dejaste amor, recuerdos y una niñez carente de lujos, pero rica en amor, en cariño, sabés te hubiese vuelto a elegir como padre.

Quisiera alas como la de aquellos gorriones, alas para buscarte en las alturas, poder volver a mirarte a los ojos, contarte cosas, hablar de nuestro San Lorenzo, abrazarte fuerte muy fuerte, y así nunca jamás perderte.

Entonces si el cielo se llenaría de alas. De esas alas con que ganar el olvido. Alas de nubes y cercanías, alas de libertad que no se negocia, como vos me enseñaste.

Pero en los cajoncitos de mi alma, solo recuerdos, solo extrañarte y pensar que algún día nos volveremos a abrazar los tres...de eso estoy seguro.

Te quiero tanto y te extraño ...

Juan

20 junio 2007

Un beso y un lapiz


Una vez te pedí un beso
y fuiste cautiva de mis pasiones y deseos,
casi hasta la locura.

Con ese beso supiste que solo un hombre
puede estar en tu vida y ese soy yo.

solo quise un beso, para viajar por las nubes
sonriendo ante el sol y soñando abrazados a la luna.

Con ese beso nos dimos la magia de sentirnos enamorados,
de desearme como te deseaba, de sentirte como te sentía...
solo por un beso, y quisiste gobernar mi vida.

solo un beso y clausuré todas tus miradas,
ellas fueron solo para mi...
con ese beso corrieron ríos de tinta,
te amé en verso y dormí a tu lado...
tan solo con y por... un beso.

Pero hoy te pido otra cosa,
hoy te pido un simple lápiz...

Solamente dame un lápiz para dejar muda mi alma
y así podré desahogar todo mi dolor.

Únicamente un lápiz y un papel para decirte
lo que siempre he callado, lo que siempre me he guardado.

Solamente dame un lápiz y cortaré en forma exacta tu alma,
como una puñalada certera en tu corazón, así
podré sacar de muy adentro todo lo que me has lastimado,
esas palabras que nunca has oído.

Solo dame un lápiz, y sabrás donde me has dejado,
solo dame un lápiz, es lo único que te pido

esta vez y para siempre nunca mas.

Juan
Tema musical: No me nombres... Javier y Andrés Calamaro

13 junio 2007

Aceptarme


Me estoy queriendo en mi interior.

Me estoy queriendo y aceptando,
como las piedras lo hacen con el río,
como lo hace el beso y el adiós,
como el mar acepta mis huellas,
y yo sus caricias de sal,
como el sol acepta y quiere su tiempo,
como la luna acepta su obscuridad ante tanto brillo.

Así me estoy queriendo y aceptando.

Me quiero como lo hace la noche con la soledad.
como los niños con sus juegos,
como los Juanitos, sin cama, sin pan.

Lo he notado,
nadie me aceptará como yo,
como estoy y como soy,
a veces un nudo de sangre y fuego,
otras lunas entre dolores y soledades,
con recuerdos envejecidos y maltratados,
con la risa amplia, y la picardía a flor de piel.

Nadie me aceptará como yo.

Aunque tengo alguna duda...
quizás vos, si quizás vos, que me amas en silencio,
quizás vos, precavida, cautelosa y distinta
quizás vos me estés aceptando y queriendo
como yo...

Nada está perdido,
me dirá el mar esta vez,
todo es distinto...


Juan