'

22 mayo 2014

Un olvido






Fuimos noche cerrada,
y un amanecer de caricias
Fuimos imágenes,
fuertes, altas y suaves.
Fuimos uno entre dos
en el mar espeso del deseo.

Hemos sido tanto,
que hoy es imposible
dejar de ser.

Juan



Las estrellas parpadean
y ando entre ellas en soledad,
con un olvido dentro mío,
el olvido de un recuerdo.
Voy por Buenos Aires
entre su magia y el murmullo,
con imágenes que luchan
en mi celda por su libertad.
Cuanto tiempo ha pasado
de este olvido sin comprensión,
ella en su balcón del silencio
entre una luna y dos estrellas,
mientras vivo distante,
llevando mi alma ingrávida
con este viejo amor,
abrochado entre cielos negros
y soles brillantes.

Vivo y convivo
con el naufragio de un olvido
y el nacimiento de un recuerdo.