29 enero 2009

Noche

La noche impone costumbres,
y también me ha impuesto el insomnio
transformando cada minuto
en pedazos de mi vida.

En ese lugar,
donde el negro de la soledad
y el jamas con el ayer
se cruzan en sombras.


Los pensamientos me atacan
los recuerdos me asaltan.

Algunos empuñan tu mirada
otros apoyan en mi hombro
solo sueños lejanos,
y con un susurro inaudible
de labios temblorosos
"me dolés" reclaman.

Reconozco tu rostro,
no robo tu cuerpo
y agacho la mirada ante tu alma.

Te imagino
te pienso y recuerdo,
cierro los ojos y siento
que me apuñalan con justicia
con ese hierro frío
llamado memoria.

Juan

41 comentarios:

Cecy dijo...

Esas noches de insomnio, que te asaltan cuan ladron, y te dejan atado a las noches mas frias mas largas.

Juan corramos de esas noches.

Tambien te recuerdo.

Besos querido.

Evan dijo...

Esos recuerdos que asaltan de sorpresa... nunca se olvida el amor que deja huella profunda.

Un beso Juan!

Edurne dijo...

Maldita memoria!
Bendita memoria!
A veces quisiéramos olvidar...
A veces quisiéramos recordar...

Un beso enorme y bien hallado de nuevo, amigo!

cynthia dijo...

Me gustó! jugaste entre pensares.. la noche el recuerdo.. metáforas bien usadas y un sueño esperado siempre... ese insomnio lo tenemos todos entre la memoria y los sentires... la vida misma.

Me encantó tu vuelta... aqui estoy con mis alas leyéndote y sumergiéndome en tus textos.... un placer...

besos muchos... cariños!!!

Macarena dijo...

El insomnio, la noche, los recuerdos, los lugares comunes y la incertidumbre, lastiman hondo, pero la memoria y lo vivido no resigna su permanencia.

Un beso grande muy grande Juan.

Steki dijo...

Bienvenido, mi negro. Se extrañaban los sentires de tus alas y papel.
Los recuerdos siempre permanecerán en algún lugar de nuestra memoria. Lo que cambia es el modo de mirarlos.
Que tengas un lindo finde!
BACI, STEKI.

Maria Varu dijo...

Bien hallado de nuevo amigo Juan.

¿Qué haríamos sin memoria? ¿dónde recurriríamos en esas noches de insomnio?
La memoria puede revivir momentos duros, dolientes, pero también los bellos, los amados, los intensos... no podemos escoger muchas veces con cual quedarnos, pero ahí están todos los recuerdos y sueños que nos han hecho llegar hasta este momento. Y ahora, ¡que belleza! leer briznas de los que quedaron en ti, míralos con cariño pues todos ellos te tuvieron a ti.

Besos amigo Juan, que alegría reencontrarte de nuevo.

María

Noray dijo...

Sólo el insomnio
comprime la memoria
con el recuerdo.

Un abrazo

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Cecy: Mi querida, es tal cual vos lo decìs, somos vapuleados por los recuerdos y las nostalgias. Sí, huyamos rápido de esas largas noches. Un beso inmenso y gracias por tu recuerdo.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Evan: Que alegrìa verte de regreso, si dejan huellas, y las deja en el alma, de algo estoy seguro nadie las vuelve a pisar. Gracias por tu visita, un beso grande.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Edurme: No se si bendita o maldita, me inclino por bendita, recordar es también vivir un poco nuevamente lo sucedido, y si hay un sufrimiento por eso, bueno por ahora, vale la pena pagar. Mi querida orillera, gracias por tu paso, por tus palabras, por tu constancia, gracias con el corazón en la mano. Un gran beso amiga mía.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Cynthia: Me gustó que te gustara, coincido plenamente con vos. Un beso grande, y mis saludos al mar, decile que pronto lo visitaré y que tengo cosas para contarle. Otro beso.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Macarena: Es cierto, pero las cosas no duelen tanto, cuando te demuestran que estás vigente aún en la otra memoria de la misma forma. El resto, es cuestión de tiemp. Un beso grande mi querida Macarena

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Steki: Gracias, sé con certeza que tu bienvenida es con todo el cariño del mundo. Es muy cierto, es cuestión de saber mirarlo. Un beso mi querida Steki. Nos debemos una charla.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Marìa Varu: La alegría es mìa de tenerte en casa. Es muy cierto, son cosas vividas y no todas han sido tan malas. Lo bueno de todo es que los miro y lo siento con cariño. Gracias un beso grande de verdad, me dan gusto tus visitas.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Noray: Compañero, que gusto verte por estos lados. Que frase amigo, cuanta verdad en tres renglones, todo un lujo. Gracias por tu paso y tu lectura te dejo un abrazo inmenso.

Amie dijo...

ohh !! que blog tan bonito , es precioso el diseño , y los textos terriblemente deliciosos.
Enhorabuena por tener tanto gusto en los detalles , porsupuesto que volvere . besitos pecaminosos

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Amie: Bienvenida, es un gusto recibirte, gracias y te espero. Un beso como quieras, pecaminoso o no, siempre como vos quieras.

IGNACIO dijo...

Juan hay momentos que la memoria no es tan fría, que los recuerdos son cálidos, y no duelen los adioses, duelen los abandonos, la claudicación sin justificación, hay costumbres, que se convierten en hábitos necesarios.

El estado de melancolía también es necesario para el alma.

Un abrazo compañero.

Siab-MiprincesaAzul dijo...

Los recuerdos..siempre los recuerdos q vienen a destrozar el momento....

Mar y ella dijo...

Que harían los recuerdos sin esas noches de insomnio? quedarían vagando en el umbral de un atardecer siempre esperando su noche,la noche para recorrernos pòr completo ,para recordarnos que sentimos ,que amamos,que existió,y ahi estan tomados de la mano de esa memoria,siempre protagonista de lo que fué y atenta a lo que vendra.....Me gustan esas noches que me dejan sabor a recuerdos vividos con toda mi vida,me gustan las noches descalzas ,desnudas,por que asi me gusta la vida descalza y muy desnuda libre abierta,por que asi cuando no pueda dormir me ssiento en la infinidad de la noche a conversar con lo vivido y tomarnos una copa de vino antes de que llegue el nuevo amanecer......

Un Abrazo...
Una hermosa reflexión ,tu insomnio y el mio de lo agradecen por el protagonismo que le has dado tan bellamente.
Mariella

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Ignacio: La memoria te trae friamente esos recuerdos, y los vuelves a vivir, mientras la nostalgia te toma de la mano y no te suelta hasta el último tramo. Son costumbres que se han vuelto hábitos es cierto, pero recordar es volver a vivirlos con intensidad, para luego darse cuenta que tenés las manos vacías. Gracias por tu visita compañero, te abrazo fuertemente.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Siab-Mi princesa azul: Bienvenida, la puerta esta abierta para recibirte cuando gustes. Los recuerdos vienen y van, y te destrozan el alma. Gracias por tus palabras y tu visita. Un beso grande.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Mar y ella: Que hermoso texto, que linda manera de expresar tu sentimiento, quiero que sepas que comparto cada una de esas palabras, hasta la copa de vino antes del amanecer. Tu insomnio y el mío, como dice Ignacio "hay costumbres que se convierten en hábitos necesarios", tu insomnio y el mío, me gusta esa frase, realmente me gusta. Un beso y gracias por pasar, encontrarte de visita es motivo siempre de una sonrisa.

Celina Bailón dijo...

Por eso, Juan, por eso y por muchas razones más, preferiría tener amnesia en vez de insomnio.

Me encantan tus poemas... lo sabías ya? Claro, lo debes de saber.

Que bueno es volver... Gracias.


No me olvide ok?

Besos nuevos, nocturnos.

CB.

Alafia dijo...

Es un´poema hermoso
con mucha sensibilidad,
estoy atrapada en tus versos
y en tus palabras
que alcanzan el alma,
permiteme que me relaje
un rato entre tus letras

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Celina Bailon: Sé de esas noches y el sabor es amargo, pero hay veces que vivo los recuerdos tan intensamente que me quedo dormido con la ilusión que sucedió.
Es un honor saber que te gusta lo que escribo, si eso sucede ya vale la pena haberlo escrito.
Se que no te olvidaste, lo sé. Un beso grande y gracias por pasar.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Alafia: Bienvenida !!!! gracias por tu visita, quedate todo lo que quieras...pero eso sí, volvé. Un beso y gracias nuevamente.

Macarena dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Macarena dijo...

Reitero, aunque no lo preguntes, siempre, siempre, toda la vida.
Un beso salado.

Francisca dijo...

Pretendo vivir de los recuerdos
aunque a veces me parecen de una vida ajena...

Hermoso lo que escribes

Un abrazo muy grande

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Macarena: Lo sé, si que lo sé. Un beso.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Francisca: Bienvenida, gracias por tu visita. A mi también me suele suceder, me parece que han sido en otra vida. Te dejo un beso y gracias nuevamente por tu visita.

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

La noche es para morir de amor, o morir amando.
Un saludo

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Antonio: Bienvenido, es un gusto tenerte de visita. Muy cierto, en tus frases existen un común denominador, "la noche es para morir..." por ahora siento morir de amor, ya casi he muerto amando. Un abrazo.

IGNACIO dijo...

La noche empuña su mirada, hasta lo más profundo de tu alma, no son sueños lejamos, lo que expresas de la pluma de tus manos, cercana, la memoria está candente, en tus ojos la ves, y sientes de cerca la ausencia...

Un abrazo compañero.

anamorgana dijo...

Hola, gracias por visitar y comentar en mi blog.
La noche, el insomnio, los recuerdos, algunos agradables dulces y otros amargos.
Me ha gustado mucho el poema.
Besos
anamorgana

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Ignacio: Cierto amigo, muy cierta la interpretación, pero ha pasado el tiempo y con él la vida, como siempre llevandose lo vital. Para que mas, mucho mejor así. Un abrazo amigo y compañero.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Anamorgana: Bienvenida, gracias por pasar, espero que vuelvas y este sea el principio de un intercambio de visitas bien, pero bien fluidas. Un beso.

Unmasked (sin caretas) dijo...

Buenos dias, dia.

Los recuerdos pegan mas de noche, porque es cuando nos encontramos con nosotros mismos.

A mi me pasa lo mismo, es universal.

Me gusto este post, aunque duele un poco.

Te quiero companero de ruta

Petra de los nortes mal portados
ados
dos
os
s
...
:)

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Petra: Bueno, nada podemos hacer mas que sufrirlos, pero aveces entre esos recuerdos dolorosos vienen mezclados otros que nos arrancan una sonrisa. Un beso profundo.