01 marzo 2016

Aún escribo y digo



Suelo ser de otro lugar,
de otro cuerpo, de otra tierra.
Por eso escribo con atajos y desvíos.
Quizás para que no me entiendan
en demasía.

Siempre a mano limpia,
y siempre alocadamente.

Juan



Aún
percibo el perfume de un sueño,
la huella incolora que deja
una estrella furtiva.
Siempre elevo una oración,
ante un nacer o un morir.

Aún,
puedo sentir el quejido
de una rosa y el íntimo
canto de un pájaro,
cuando el amanecer
silenciosamente
los cubre.
Pero nada de eso
me salvará de todo esto,
hemos roto hasta el recuerdo,
de nuestros maravillosos,
y puros secretos.

Todo es opaco,
tan solo intento querer pensar
en lo que deseo decirte.


26 comentarios:

María Perlada dijo...

Recuerdos que crujen en el silencio del ayer embebiendo el presente.

Un placer leerte. Te echaba de menos.

Un beso enorme.

Marian dijo...

Cuando las palabras se amontonan en el alma y se poenen en una pluma como la tuya es un placer a los sentidos ... Abrazos mi querido Juan ...

SIL dijo...

Evidentemente has podido decirlo y bordarlo, Juan.

Besos.

Hanna Xesco dijo...

En cada palabra tuya se siente el latir de tu corazón,, siempre me emocionas. Que esos recuerdos solo dejen el sabor de los buenos momentos vividos, y no abandones los sueños !! Un beso grande Juan

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

María Perlada: Hola ... algo de eso hay, bien interpretado, gracias por tus palabras.

También te extrañaba.

Un beso inmenso.

Juan

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Marian: Siempre tan generosa con tus palabras, gracias y gracias, por tu paso y tu constancia.

Un beso grande.

Juan

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

SIL: Hola POETA, gracias por tus palabras, siempre son una caricia.

Un beso inmenso

Juan

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Hanna Xesco: Hola !!! que gusto verte por acá, paseando por esta pequeña calle. Tu presencia y tus palabras siempre son recibidas con una sonrisa.

Gracias

Un beso inmenso.

Juan

Darilea Charo Cano dijo...

Ohh como por un momento, he sido tus versos, escribir aun sin ser entendida.
"Quizás para que no me entiendan en demasía".
Besitos Juan, siempre que puedo disfruto de tu espacio.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Darilea Charo Charo: Creo que todos los que tenemos esta adicción de escribir, no somos entendidos, y muchas veces provocado por nuestras mismas letras egoístas, que desean no ser entendidas en demasía...

Gracias por tu paso, se te extrañaba.

Juan

MAR dijo...

Hola, te paso a saludar y decirte que siempre es un agrado que me visites, con tu presencia llena de cariño y buena energía para mi y mi blog.
Gracias.
Cariños
mar

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

MAR: Nada que agradecer es un paso obligatorio tu lugar, me gusta, son muchos años y lo siento en cada palabra.

Un cariño inmenso.

Juan

MAR dijo...

Acà estoy, seguimos acompañándonos, sin distancia ni estación, en las penas y alegrías por tantos años compartidos de blog a blog.
Mi cariño para ti
mar

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

MAR: Siempre estás, algunas comentando, otras en silencio, otras en mi recuerdo, pero siempre estamos. Mientras caminamos por los años entre penas y alegrías, siempre del brazo mirando el paisaje de la vida.

Sin pensar que nunca será tarde.

Gracias y un cariño inmenso.

Juan

Pat.mm dijo...

pero aún percibes el perfume y sientes con dolor...Aún vives!
Besos,

RECOMENZAR dijo...

Ando con ausencias de Buenos Aires y asi llegué de nuevo a vos

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Pat.mm Lindo tenerte de visita por esta calle que siempre te ha esperado y pensado. Aún vivo, no es poca cosa, con lo que me gusta vivir ... no lo olvido en cada amanecer.

Beso inmenso y gracias por tu visita.

Juan

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

RECOMENZAR: Nuestro Buenos Aires, nuestro alocado, hermoso y multicolor Buenos Aires, tanto lo queremos y nos quiere, siempre te espera, siempre ...

Me gusta tu visita, siempre me hace bien saber de vos. Me pregunto, llegar a mi es llegar a Buenos Aires ? No será mucho ? pero si así lo sentís se agradece con el corazón.

Un cariño inmenso y un gusto tenerte paseando por esta pequeña calle.

Juan

MAR dijo...

Te paso a saludar y desear que tengas un lindo fin de semana!!!
Ya falta poquito para la Primavera:)
Cariños
mar

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

MAR: Gracias ...!!! Falta poco para ese gran evento donde las flores y los pájaros se visten de fiesta, mientras el amor golpea todas las puertas que se le presenta.

Gracias por tu saludo pero mucho más agradecido por tu recuerdo, siempre ... absolutamente siempre me arrancás una sonrisa, sos una metáfora a la alegría.

Un cariño y un abrazo inmenso.

Juan

MAR dijo...

:)
Feliz primavera y feliz vida
mar

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

MAR: Gracias y más gracias. Tu deseo por dos para vos. Un cariño inmenso.

Juan

maría del rosario Alessandrini dijo...

Delicioso leerte, me encanta tu blog.
Saludos

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

María del Rosario Alessandrini:

Gracias, gracias y más gracias.

Siempre se escribe para que alguien le de vida con su lectura.

Esta humilde Calle está a tu disposición para recorrerla cuando quieras, siempre encontrarás en ella un Bienvenida gigante.

Gracias nuevamente.

Juan

Paty Carvajal dijo...

Los buenos recuerdos son algo que se queda adherido. Como alguien dijo: ¿Cómo olvidarte si me regalaste tan lindos recuerdos?. Qué importa el futuro inexistente, cuando de ama de verdad y con todo lo que compone un ser!!! Nada, nada importa el mañana. La vida es un enigma, lo que tenemos hoy es la vida entera!!! Un gusto buscar y encontrar en tus recovecos.
Un abrazo Juan.
Paty

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Alegría, saber que mis letras son aún leídas, y eso quiere decir que aún viven. Soy solidario con tu pensamiento, hoy ... este presente, es toda nuestra vida, el pasado fue eso y no tiene solución, fue lo que fue, y el mañana es incierto. Por eso mi vida es hoy, el presente, ahora. Vuelvo a coincidir, los recuerdos son pequeños ramos de nuestras ilusiones, que se nos han quedado adheridos en nuestro corazón, y los guardamos en nuestro más intimo baúl de terciopelo azul, en algún rincón del alma.

Gracias por tu regreso.

Juan