'

23 septiembre 2019

También sé



Dame la clave para realizar
un vuelo largo y silencioso.
Quizás en la utopía del horizonte
encuentre mi calma
abrazada a una esperanza.

Necesito liberar mis manos inertes,
mis labios insensibles
y esta risa encarcelada a perpetua.

Sé que en mi vida
fui diseminando amores,
pero tan solo el tuyo permanece
con luz propia.

Será porque aún te quiero tanto ?

Juan

Juego a las escondidas
con mi destino.
He viajado sin brújula,
me he perdido en el camino,
y en ese extravío
viví conociendo la vida.

También me han derrumbado,
y mis caídas han sido largas,
dolorosas e inciertas.
Pero en el largo descenso, 
observaba la belleza 
de las estrellas.
Impávido ante tal hermosura,
mi golpe final
fue tan solo un sueño.

También sé íntimamente,
que el día menos querido
mi vida huirá de mi boca
y ya no podré alcanzarla
Y en ese mismo instante
quedaré pleno y sonriente
con lo vivido, porque sé,
que mis huesos descansaran
con aquellos 
que han amado para siempre.

Safe Creative #1208312202665




8 comentarios:

Sandra Figueroa dijo...

Un poema agradecido por el vivir......... Un poema hermoso y sentido, saludos Juan.

Verónica O.M. dijo...

Un placer seguir tus escritos.
Saludos

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Verónica O.M.: Hola Verónica y bienvenida a pasear por esta pequeña calle. El placer es mío saber que siempre hay quien lee lo poco que escribo (últimamente).

Siempre he dicho que la vida de los escritos se la dan sus lectores, y mientras alguien los recorra con sus ojos, ese escrito tendrá vida.

Gracias por tu visita, y gracias por tus palabras.

Un cariño enorme.

Juan

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Sandra Figueroa: Hola Sandra, gracias por tu recuerdo (a pesar de mi larga ausencia), también gracias por tus palabras siempre acertadas.

Te dejo un cariño inmenso y sigo debiendo visitas a tu lugar.

Juan

Paty Carvajal dijo...

Sentir y relatar la vida con sus altos y bajos y con esa espiritualidad cósmica que brinda tanta plenitud, es un asunto preciosamente poético, valiente, valioso. Muchas personas solo hablan de su éxito, de lo que ellos o ellas consideran bueno y no reconocen que fueron frágiles, que se equivocaron, que tuvieron miedo. Para mí, en el fondo... todos sentimos lo mismo pero no todos manejamos las emociones de igual forma. Creo que ser abierto, sincero, transparente es una virtud que nos hace crecer y ser seres esenciales.
Me encanta haber encontrado esta poesía, hace mucho que no leía algo tuyo. Bella inspiración Juan.
Te mando un segundo abrazo esta noche, no vayas a saturarte, jajaja.......
Paty.

Elda dijo...

Bellísimo lo que has escrito Juan. El primero me ha encantado aunque lo has editado tan pequeño que casi no podía leerlo, :))).

"Juego a las escondidas con mi destino", ¡que hermoso!. Un viaje por el camino de la vida donde versificas de maravilla todo el sentir del recorrido, dándole un hueco a ese terminar...
Me encanta como escribes con tan finura y sensibilidad.

No me había dado cuenta de esta última entrada tuya, la que he leído con mucho gusto. Como siempre un placer Juan. Ojala se me pegara algo de tu buen hacer, pero donde no hay, no se puede sacar, jjj.

Un gran abrazo.

Ani dijo...

Un grato placer recorrer por tus caminos. Saludos.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Hola querida Paty, estamos de acuerdo, cuando las cosas son preciosamente poéticas, valientes y valiosas, como vos decís, se siente una sensación única de haber dejado algo que seguramente perdurará. El manejo de las emociones, son como la personalidad, cada uno tiene la suya y es único en nuestros congéneres. El resto cae por su propio peso y finalmente uno escribe como vive o como vivió, con la misma frescura de esos días y las tristezas ajadas del momento.
Gracias por tus palabras y tu manera de expresar, siempre es una mezcla de buenos conceptos y una gran dosis de ternura. Me encanta esa amalgama.

Saturarme de tus abrazos ? son esas cosas que uno está plenamente seguro que nunca sucederá. Te mando mas abrazos y cariños ... estando seguro que nunca habrá saturación.

Un beso y gracias.

Juan