'

10 abril 2020

Cuando la tormenta pase ...



Cuando la tormenta pase
Y se amansen los caminos
y seamos sobrevivientes
de un naufragio colectivo.

Con el corazón lloroso
y el destino bendecido
nos sentiremos dichosos
tan sólo por estar vivos.

Y le daremos un abrazo
al primer desconocido
y alabaremos la suerte
de conservar un amigo.

Y entonces recordaremos
todo aquello que perdimos
y de una vez aprenderemos
todo lo que no aprendimos.

Ya no tendremos envidia
pues todos habrán sufrido.
Ya no tendremos desidia
Seremos más compasivos.

Valdrá más lo que es de todos
Que lo jamas conseguido
Seremos más generosos
Y mucho más comprometidos

Entenderemos lo frágil
que significa estar vivos
Sudaremos empatía
por quien está y quien se ha ido.

Extrañaremos al viejo
que pedía un peso en el mercado,
que no supimos su nombre
y siempre estuvo a tu lado.

Y quizás el viejo pobre
era tu Dios disfrazado.
Nunca preguntaste el nombre
porque estabas apurado.

Y todo será un milagro
Y todo será un legado
Y se respetará la vida,
la vida que hemos ganado.

Cuando la tormenta pase
te pido Dios, apenado,
que nos devuelvas mejores,
como nos habías soñado.

K.O. Meara

(Escrito en el año 1.800)


El poema hace referencia  al Poema Cuando la tormenta pase o Poema de la Peste, escrito por K.O Meara, hace aproximadamente 220 años durante la epidemia de la Peste en 1800, suele atribuirse a Mario Benedetti, pero esto es una confusión desafortunada.

En el se expresa claramente lo que actualmente vivimos en el mundo con la Pandemia del Coronavirus.

Este hermoso y simple poema nos muestra que aún en medio de una epidemia como la de Peste en 1800, o como la Pandemia actual, podemos aprender cosas nuevas y valorar la vida.  Nos enseña que en estas situaciones nos dan una nueva oportunidad de volvernos a mirar
por dentro, agradecer por la vida, por la salud y recapacitar sobre el estado que le daremos a nuestro planeta.

Aunque creo firmemente que nada será como lo fue.

Buen momento para recapacitar sobre nuestras vidas.


Felices Pascuas para todos ...

Juan









16 comentarios:

Marian dijo...

Desvelada recorro tu calle y con grata sorpresa leo este emotivo poema que hizo un nudo en mi garganta .. y tu reflexión a la cual me sumo, a la.vuelta de la.esquina cuando todo esto termine nada será igual, ojala nos encuentre mejor y más conscientes de lo que verdaderamente es importante y con un puñado de abrazos que junten ilusiones .. abrazos mi querido Juan ..hasta el próximo abrazo

Mujer de Negro dijo...

Ojalá que, cuando todo pase, nos hayamos humanizado más y como dices, valoremos lo verdaderamente valioso.

Me gustó el poema y me gustó tu reflexión
Besos, Juan

Sandra Figueroa dijo...

Grandioso poema lleno de esperanza. Expresa lo que estamos viviendo como bien lo comentas. Saludos amigo, cuídate mucho.

Elda dijo...

Hola Juan, ya había leído este poema que parece que está escrito para este tiempo sin ninguna duda. Ahora, el resultado de todo esto que estamos viviendo no sé si será tan hermoso como lo que dice el poema, sospecho que todo seguirá en lo que se refiere al ser humano, lo mismo, y ojalá me equivoque.
Un abrazo, y que tengas un día de Pascua feliz, dentro de lo que cabe.

A. dijo...

Juan, tu poema es la cruda realidad al día de hoy, ojalá que sea una lección aprendida por todos, aunque me temo que no va a ser así.

Te dejo un inmenso abrazo para tu alma.
Te me cuidas amigo.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Marian: Hola cómo estás ? creo que finalmente el común denominador es que todos estemos desvelados en estos tiempos. Realmente este poema dice lo que todos de una forma u otra pensamos y deseamos, pero ciertamente a pesar de su largo tiempo 220 años, la humanidad se ha encontrado con los mismos errores, algunos peores. Hago votos para que todo sea diferente, pero el ser humano, es la única raza sobre esta tierra, que hace cosas para terminar con su misma especie.

Gracias por estar siempre.

Un abrazo inmenso.

Juan

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Mujer de Negro: Hola gracias por tu paso y bienvenida a esta pequeña Calle. Tengamos en cuenta que este poema fue escrito hace 220 años, y nada hemos aprendido. Tengamos la esperanza que de una buena vez, algo cambie.

Gracias por tu paso y tus palabras.

Un abrazo inmenso.

Juan

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Sandra Figueroa: Querida amiga, gracias por tu visita. Desgraciadamente es la pura realidad, lo curioso es que después de 220 años, seguimos en la misma línea. Espero que sea la última vez, es y será un golpe muy fuerte.

Un abrazo inmenso poeta.

Juan

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Elda: Mi querida Elda, este poema lo único que nos refleja es que pasado 220 años, nuestra humanidad sigue agravando las condiciones del planeta. Reniego a coincidir con tu forma de pensar, pero tengo que aceptar con mucha tristeza, que será muy poco lo que pueda cambiar. La ambición, los intereses, la indiferencia por las clases más pobres, la hipocresía y la manipulación de los poderes, lamentablemente repetirán la historia.

De todos modos roguemos para que algo cambie, tan solo algo.

Un abrazo inmenso amiga.

Juan

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Ani: Lamentablemente debemos rendirnos ante lo evidente. Han pasado 220 años, y hoy lees este poema y tiene mucha actualidad. Que ha pasado para que algo de tantos años de antigüedad no haya hecho nada en la mentalidad de nuestra humanidad. Simplemente para que la historia vuelva a repetirse.

Sigamos parados arriba de la esperanza para que algo, tan solo algo cambie.

Un abrazo inmenso también para tu alma, y cuidate.

Juan

Alís dijo...


Había leído el poema y me conmueve. Ojalá ahora sí aprendemos, porque hace 220 años no pareciera haber ocurrido. Entonces quedaban más oportunidades, pero ahora creo que si no es la última, es la penúltima.

Me parece bello que lo traigas. Cuando más presente lo tengamos, más posibilidades tenemos de que se muevan nuestras conciencias.

Un abrazo grande, Juan

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Alis: Hola, que gusto verte por mi pequeña calle. Siempre es un placer encontrarte paseando por alguna de sus veredas.

Coincido plenamente con tu pensamiento, no quiero ser pesimista, pero la realidad me indica lo contrario. Hagamos votos para que todo sea diferente, por ahora tratemos de vivir y no perdamos las esperanzas.

Sin pensar que la esperanza es el sentimiento que nos hace sentir que lo que nosotros tenemos no es permanente.

Gracias por tu visita, gracias por tus palabras.

Un beso

Juan


hanna dijo...

Hola Juan!! Es un poema grandioso, conmovedor y esperanzador, describe perfectamente la realidad que vivimos, increíble después de tantos años seguir en un mundo lleno de flagelo y miseria.
Ojala la esperanza que hay en nuestros corazones tenga la fuerza y la luz que esta humanidad necesita. Te mando un abrazo grande a la distancia y espero que estés muy bien.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

hanna: Hola hermosa de toda hermosura, como estas ? Si realmente es un hermoso poema por lo real, lo sencillo y lo profundo. Pero en cierta forma entristece el saber que nada ha hecho mella en nuestra forma de ser de los humanos. Todo ha empeorado, solo nos queda la esperanza de que no vuelva a suceder, aunque no olvidemos que siempre la esperanza está montada sobre de lo que carecemos.

Gracias por tus palabras y tu visita.

Un beso y un cariño inmenso.

Juan

María Verónica Miguelez dijo...

Gracias, me encantó. Llegue aqui por Hanna, aunque ya no la puedo ubicar. Tengo un sitio dónde me gustaria publicar tus poesías cada tanto, me parecen maravillosas.Gracias.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

María Verónica Miguelez: Bienvenida siempre serás bien recibida, ni hablar si es de la mano de Hanna, entrañable amiga, por la cual siento un inmenso cariño. Me hace sentir bien que te gusten mis letras, dan impulso para seguir escribiendo. Por supuesto, que podés publicar mis letras. Adelante, seleccioná las que desees y hacelo.

Te dejo un cariño inmenso y gracias por la visita.

Hasta la próxima.

Juan