'

29 abril 2020

Ventana

Que bofetada nos ha dado el destino, la naturaleza o el mismísimo Dios.

Durante este aislamiento, me asomo por mi ventana cada mañana y es como asomarme a la misma vida. El sol brilla y me guiña un ojo, como siempre, inmenso, prepotente y orgulloso. Ni una sola nube lo acompaña, su soledad lo convierte en el único y magnífico rey de la vida. Nadie osa perturbar su paisaje. Mi jardín lo disfruta, con tonos y contratonos, todo tiene un brillo especial.

Se hace presente un poco de viento, pero cede ante el maravilloso entorno. Los helechos conversan con las rosas, los jazmines discuten con la Santa Rita, el tema es, que está sucediendo...? parece que el ser humano nos está dando una tregua... Más temprano que tarde, un zorzal se hace presente con todo su orgullo a cuesta, parece tener hambre, salta de rama en rama y un gorrión intenta copiarlo, repite cada uno de sus saltos, pero sabe que lo único que los iguala, es la libertad. Porque de eso también se trata la vida de volar y ser libre.

En ese instante acudo a mi memoria para pedir un deseo. Quiero retratar esta imagen, hacerla postal y guardarla en el álbum de mis fotos del alma, en la que seguramente también estás vos.


En estos tiempos noto que no hay pasado, todo lo que veo tiene color de presente, y cuando suelo escribir en ese mismo momento, se está dando el milagro de convertir lo viejo en primerizo. Donde la imaginación se viste para la ocasión, de pura simpleza.

Pero el silencio me mantiene atento a mi calle y a su paz. Este lugar se ha convertido en un poema utópico, nunca pude imaginar que solo escucharía pájaros, todo es una aventura increíble y llena de incertidumbres. Cuando todo esto pase, no tengo pretensiones, estoy plenamente seguro que viviré en esa calle cada uno de mis recuerdos, porque los adoquines nunca olvidan la infancia.

A pesar de todo, nuestro mundo sigue latiendo, despaciosamente, pero late. Si hasta cuesta creer, que esta humanidad tan atolondrada que suele regalarnos dioses y diablos, amores, odios, tristezas y alegrías, haya parado por un tiempo su maquinaria destructiva, y dejado de incendiar nuestras pupilas. Pero a pesar de todo esto que nos ocurre, soy un convencido que nada cambiará en este mundo, solo existe el único cambio posible, y es el que podamos producir nosotros mismos.

Cuando miro el cielo, cada vez más celeste por cierto, trato de no olvidar las realidades que aún permanecen en este planeta, el llanto de los niños a quienes el hambre les duele, los sin techos y su intemperie, las donaciones tan a destiempo provocadas por un acto de caridad de conciencias adormecidas. De la cobardía política de quienes liberan delincuentes bajo el manto de un virus, sin pensar que sus víctimas, nunca tendrán esa oportunidad.

Se nos pasa el tiempo, se nos escurre entre las manos. Pasan las horas, las hojas de este otoño, también el amor y la pasión, pero todo en un absoluto silencio e indiferencia, tan solo sucede y transcurre.

Únicamente se escucha el tic tac de los relojes, pero a pesar de todo, lo maravilloso es que hoy, con seguridad se cumplirá un sueño, y deseo de corazón que sea el tuyo.
Safe Creative #1111180546482

53 comentarios:

Sandra Figueroa dijo...

Profundo y sentido texto amigo. La vida no se detiene, pero mas allá de nuestra ventana esta la esperanza de un mundo mejor........ Una maravilla leerte. Saludos.

Elda dijo...

El pensamiento del poeta se explaya en un bello relato lleno sentimientos que le proporciona la visión de lo físico, y ese mundo interior tan hermoso.
Todo se ha parado, menos el hambre y las enfermedades que tantas personas siguen teniendo.
Yo también opino que nada cambiará cuando esto pase, nada más la economía mundial que quedará totalmente azotada, llenando la bolsa de los especuladores.

Juan, precioso escrito que me ha encantado leer.
Esperemos que todo vuelva a la normalidad aunque de momento sea bastante difícil.

Me encantan las imágenes en blanco y negro (en esta ocasión gris), con algún detalle en rojo.

Un abrazo, y cuídate mucho.

Patricia Palleres dijo...

Hola Juan!
Tu blog es maravilloso y leerte es muy placentero. En éste relato descubro imágenes que en otras circunstancias me hubieran parecido cotidianas pero hoy emocionan poder observarlas.
Agradezco tu deseo final...
Te seguiré Juan, un abrazo.
Pat
https://entrelosrincones.blogspot.com

Sara O. Durán dijo...

La naturaleza agradece nuestro encierro. Esta majestuosa!
Un abrazo.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Sandra Figueroa: Hola Sandra, gracias por tu visita y tus palabras. Es así, que la ventana sea una nueva forma de mirar el mañana. Y nos enseñe a disfrutar las pequeñas cosas de la vida. Porque de eso también se trata la vida, de disfrutar las pequeñas cosas de la vida.

Un beso querida amiga y se me cuida.

Juan

Marian dijo...

Leo y releo tus palabras y llenan de emoción y reflexión, si de algo sirve este parar el mundo un poco es justamente poder ser observadores y quizás esa sea la enseñanza,mirar de otra manera poder parar para reflexionar y mirar el camino recorrido hasta aquí, quizás barajar y dar de nuevo o simplemente mejorarlo, anhelando siempre que el que resta será mejor con mayor conciencia de lo válido. Siempre es un placer a los sentidos recorrer tu calle que esta impregnada de tu aroma que hace cerrar los ojos y disfrutar .. abrazos mi querido Juan te me cuidas ...se que lo haces

Alís dijo...


Somos tan autorreferentes que creemos que porque nosotros hemos tenido que "parar", quedarnos en casa, la vida se detuvo. Pero la vida sigue. Que nosotros, como especie, podamos seguir disfrutándola varias generaciones más dependerá de qué decisiones tomemos, de cómo elijamos transcurrir por ella. Porque la vida seguirá incluso cuando nos hayamos extinguido.

Es la primera vez que leo una prosa tuya, y me gustó mucho.

Un abrazo lleno de cariño

María del Sur dijo...

Leer tus prosas, es como sentirte hablar. Cierta vez he dicho que sos un escritor orgánico, eso es, un escritor orgánico. Escribís como sentís, cómo pensás y como te expresas, eso lo hace más atractivo para quién no te conoce y quién si. Tus letras son naturales y eso es una de las esencias más importantes en alguien que escribe. Tu visión de la ventana, es una visión de lo que encierran la belleza de las pequeñas cosas. Esas pequeñas cosas que son cotidianas y no nos detenemos a disfrutar. El mensaje está enviado, a valorar lo que muy pocas veces solemos considerar. Quizás esa sea la enseñanza más importante, y como vos decís - de eso también se trata la vida, de valorar las pequeñas cosas.

Un beso y un abrazo inmenso.

Sos un gran recuerdo, que guardo con mucho cariño.

María.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Elda: Lindo verte por estos lados, gracias por tu visita, y muchas más por tus palabras, siempre es un gusto saber que me lees. Cierto lo que expresas, sobre lo que estamos viviendo, yo también he observado que lo único que no se detenido es el hambre, el desamparo, la miseria y las enfermedades. Pero sigue activa la hipocresía, el rencor, el interés y el engaño. Con ese panorama desgraciadamente nada puede cambiar, lo único queda es cambiar nosotros mismos y enfrentar todo esto de la mejor manera posible.

Te dejo un beso inmenso y gracias nuevamente.

Juan

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Patricia Palleres: Hola y bienvenida ...!!! a esta pequeña calle, como siempre digo. Gracias por tus palabras y tu visita, todo en este lugar está a tu disposición. He visitado tu lugar y también me han gustado mucho tus letras, espero que nos sigamos leyendo.

Te dejo un cariño inmenso y nos leemos.

Gracias nuevamente.

Juan

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Sara O. Duran: Cierto de toda certeza, la naturaleza está maravillosa, pero es una pena que un virus indeseable nos castigue tan duramente como para obligarnos a mirar tal escenario.

Gracias por tu visita y por tus palabras.

Un cariño inmenso.

Juan

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Marian: Hola entrañable amiga, hola cien veces, gracias por estar siempre pendiente de mis letras y por tus conceptos sobre ellas.
Que más puedo decir que no hayas dicho tan explícitamente en tu comentario. Solo que digo (como le contaba a Sara) es una verdadera pena que nuestra humanidad haya necesitado un virus y muchísimos muertos, para ponerse de rodillas y comenzar a contemplar lo que nos rodea, entre tanta confusión y un miedo espantoso.

Un beso inmenso mi querida.

Gracias por tanto.

Juan

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Alis: Gracias por tu visita. Es muy cierto lo que ponés en tu comentario. Aún con nuestra extinción la vida seguirá en este paraíso. Pero debemos disfrutar mucho más de él, y no creernos realmente el ombligo del mundo, cuando con nuestro accionar lo que logramos es la autodestrucción. Cuando entendamos, que en este bendito planeta, la única raza que fabrica elementos para destruir su propia raza somos nosotros. Únicos en este accionar, que más se puede decir.

Te dejo un cariño inmenso y gracias por tus conceptos.

Juan

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

María del Sur: Gracias por tu visita, y tu concepto de "escritor orgánico" realmente es como vos decís. Escribo como siento y escribo como digo. Es así eso traté de expresar con mi ventana, ni más ni menos que ese concepto.

Gracias y saludos.

Juan

Carmela dijo...

Hola de nuevo, Juan de la Cruz. Me ha encantado "ver" ( porque he podido verlo y disfrutarlo, con tus palabras), el paisaje desde tu preciosa ventana roja. En este tiempo que llevamos confinados, salgo todas las mañanas muy temprano a la terraza que tiene la casa de mi madre. Aún no se ha desesperanzado el sol, y está oscuro, y es impresionante estar sentada escuchando, tantos y diferentes, pájaros. La naturaleza sigue su camino, la primavera empuja con fuerza y los únicos que estamos quietos y apartados, somos nosotros. Y la naturaleza lo agradece, es un respiro para ella.
Yo creo que cuando todo pase, o al menos, cuando podamos volver de otra manera, a ella, seguiremos igual, al menos la mayoría de la gente, pero ojalá unos cuantos hayamos escuchado el sonido y mensaje de la naturaleza.
Seguirán las pateras, el hambre y la injusticias.... pero ojalá sean muchas las voces que se rebelen esta vez.

Me ha gustado mucho pasear por tu calle.
Un beso.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Carmela: Hola, que gusto volver a verte de visita. Me produce mucha alegría que se reiteren las visitas, siempre los lectores nos mantienen vigentes. Que buen ejercicio el tuyo de salir antes que el sol se haga dueño del día. Es como si uno descubriese un nuevo mundo, que curiosamente siempre lo tuvo al alcance de la mano y ni siquiera le presentaba interés. Yo creo que si, que una buena parte de esta "jauría" llamad humanidad, debe haber aprendido la lección y pondrá más detenimiento en esas pequeñas cosas, que suelen llenar e espíritu de alegría.

Gracias por tu visita, por tus palabras y por tenerte nuevamente.

Un beso

Juan

A. dijo...

Juan! Entrar en tu blog es como espandir la mente para entrar en reflexión... No solo te esplayas con palabras, también con emoción y un gran sentir que a través de tus letras nos haces llegar.. Nada de esto a muchos les hará cambiar, de eso estoy segura.. lo que para muchos es aprender a vivir, para otros ha sido un nuevo pasatiempo.. Lo que es muy doloroso, es que un virus se haya llevado consigo miles de muertes, tener que estar encerrados para que la naturaleza pueda volver a respirar o incluso enseñar a muchas personas el verdadero valor de las personas y cosas.. todo eso se ha ido degradando con el tiempo, no hemos aprendido nada de lo que nuestros ancestes que tanto lucharon por tener, nosotros la humanidad lo hemos destruido.. y ahora nos hechamos las manos a la cabeza... Y lo peor de todo aún está por llegar.

Te dejo mis cariños para este finde y te me cuidas mi querido amigo.
Besitos y abrazos cariñosos siempre.

Nuria Lourdes dijo...

Hola Juan. Cómo estás? Qué gusto conocerte. Me ha gustado mucho lo que haz escrito, una realidad que nadie esperaba vivir, pero que sin embargo ha servido para reflexionar a fondo de lo acelerado de nuestro vivir. En realidad no sabemos que seguirá después de... Pero lo que si sé es que debemos agradecer el hecho de seguir vivos, viviendo el hoy y vivirlo con mucho optimismo, sin perder la esperanza.
Te felicito por tu hermoso post.
Un abrazo y saludos desde Perú.
Cuídate. 😉

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Ani: Amiga querida, gracias por tus palabras, siempre me parecen que son exageradas, pero reconozco que son un mimo al alma. Es cierto, lo peor está por llegar, y también es cierto de toda certeza, que solo algunos aprenderán a vivir y cambiaran sus hábitos, mientras otros seguramente les habrá parecido un pasatiempo. Pero pensándolo bien, si han cambiado los que hayan cambiado, muchos o pocos, algo se ha logrado, para algo ha servido esta absoluta desgracia. Ahora bien, es tristísimo, que haya habido tantas pero tantas muertes para la toma de conciencia. Pienso que es muy grave el mal que estábamos haciendo, o es muy caro lo que se está pagado ... solo tratemos de llegar al final para contarlo.

Gracias amiga del corazón y la lectura, tantos años leyéndonos, gracias por esos años y por tus visitas, gracias de verdad.

Un beso inmenso y a cuidarnos para poder contarlo.

Juan

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Nuria Lourdes: Hola Nuria, bienvenida ... creo que es la primera vez comentando no ? bueno eso poco importa, lo que importa es que has leído. De nuevo sos bienvenida a esta pequeña calle, todo a tu entera disposición, para eso está escrito, mal o bien, pero es para que con la lectura le den vida. Es muy cierto tu concepto, espero que nos haya servido, y pongamos a lo que resta toda la esperanza para poder llegar y observar el después, aunque te digo sinceramente, no tengo muchas expectativas al respecto, nuestra humanidad es incorregible.

Gracias por tu visita y tus palabras, un cariño inmenso a ese cálido Perú, nación hermana de sangre, tengo tantos amigos en Miraflores, San Isidro. Grandes recuerdos, tiempos de alegría y hermandad, gracias nuevamente.

Un cariño para vos y nos estamos leyendo.

Juan

Carmen Troncoso Baeza dijo...

Que lindo Juan tu mirar poetico que es esperanzador por cierto, un abrazo feliz

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Carmen Troncoso Baeza: Hola Carmen, gracias por tu visita y tus palabras. En estos tiempos la esperanza suele ser la principal fuerza en los espíritus.

Gracias nuevamente por tu visita y tus palabras.

Un abrazo inmenso.

Juan

Siby dijo...


Hola Juan,primero felicitar lo bello que tienes
tu blog, que desde la entrada te invita a quedarte,
y eso es lo que hare si me lo permites y asi seguir
admirando tanta belleza,reflexionar y todos juntos
podremos salir y seguir vivos.

Besitos dulces
Siby

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Siby: Bienvenida ...!!! Adelante esta pequeña calle te recibe y pone todo a tu disposición. Tenés todo permitido, principalmente si se trata de reflexionar y seguir vivos, en estos momentos tan difíciles.

Gracias por tu visita y tus palabras.

Un cariño inmenso.

Juan

Mujer de Negro dijo...

Y yo que sea el tuyo, Juan
Me pasó al leerte que fui recordando, analizando.

Prefiero quedarme en tu ventana y disfrutarla contigo.

💋

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Mujer de Negro: Hola como estás, espero que bien y sobrellevando todo esto que es inimaginable. Adelante podemos compartir la ventana yo ? con muchísimo gusto.

Gracias por tu visita y tus palabras.

Juan

Raul Ariel Victoriano dijo...

He quedado conmovido por las frases de tu texto. Hay aquí alegría, sueños y esperanza enlazando párrafos de pájaros vistos a través de esa ventana roja frente a la cual pasan también la hojas de este otoño. Me ha gustado mucho tu escrito. Mis felicitaciones, Juan.
Ariel

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Raúl Ariel Victoriano: Bienvenido compañero de letras, es un verdadero placer tenerte de visita en esta pequeña y humilde calle. He pasado por tu lugar y me ha encantando, desde ya lo recomiendo a todos aquellos que disfrutan de la prosa. Tus palabras son generosas y desde ya agradezco tu forma y tu modo. He tratado de plasmar las pequeñas cosas cotidianas que nos embargan en estos días tan especiales y que nunca se hubiese pensado vivir.

Gracias por tu visita y tus palabras.

Te dejo un abrazo y gracias nuevamente.

Juan

Paty Carvajal dijo...

Hola Juan: una gran cavilación nos brindas, un cóctel de pensamientos que elevan nuestra energía y luego la bajan... porque como casi todo en esta vida, esta situación tiene sus blancos, grises y negros.

A primera vista no es mucho lo que podemos hacer, pero en realidad sí podemos y eso es que así como esta situación nos ha llevado a una realidad impensada, nuestros pensamientos también tengan esa característica, y sostengamos en nosotros una fe desconocida, una fe mucho más alta que lo que antes teníamos.

El mundo debe volver a su natural devenir, y para eso el ser humano debe corregir sus errores, de lo contrario vamos directo a la extinción, o tal vez unos pocos ejemplares, muy pocos y no los mejores, puedan emigrar a otros mundos y allí adaptarse a otro entorno. Pero la tierra, tal cual la vemos día a día, gastada, deprimida, enferma... está sentenciada a un desastre.

En este confinamiento, nuestro corazón debe latir en favor de un mega cambio, y aunque tengamos bajadas, lo cual es natural y entendible, al menos cada día al despertar y cada noche al dormir, tener un pensamiento poderoso enfocado en una renovación positiva. Allí está el milagro, en creer primero que nada, en nosotros mismos, en nuestra real naturaleza, que es puro amor y luz.

Bueno querido Juan, para mí esta pandemia ha sido una gran oportunidad que me ha hecho pensar aún más en mi vida, en mis deseos, en mi alegría, en mis afectos, en cómo y dónde quiero estar hoy a ahora. Por esta razón decidí un gran cambio y muy pronto me voy a una ciudad cercana, Viña del Mar, donde estaré al lado del océano y de quienes más amo.

Estoy trabajando mucho para concretar el traslado, por lo mismo, estaré ausente durante un mes aproximadamente. Ya nos contactaremos a mi regreso. Me encantó tu escrito, con ese vaivén de pensamientos tan meditativo, tan nuestro. Te felicito. Después haré un recorrido por tus otros poemas, que no había visto antes, ya que en tu blog no tengo la posibilidad de suscripción que tengo con otros. Y últimamente he estado muy dispersa con el cambio.

Un abrazo enorme, un gusto volver a contactarte cuídate mucho y enfócate en la maravillosa naturaleza que te embelesa cada día y en las esplendorosas estrellas que iluminan tus sueños y alma cada noche.

Con cariño,

Paty



Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Siempre la coherencia en tu comentario, hace que uno piense que ha valido la pena escribir. Que tus manos viertan estas letras tan plenas y claras, me llenan de tranquilidad, y siempre terminan ayudando a parir mis conclusiones y fundamentalmente a comprender las situaciones desde otro ángulo y otra mirada. Mi querida, solo nos queda la esperanza y comenzar a trabajar en uno mismo, en ser mejor, en quererse más, en respetar y respetarse, en cuidar y cuidarse, en amar y amarse, en soñar porque de todo eso y mucho más se trata la vida.

Extrañaba tus comentarios, y porque no, los esperaba. Entendí y entiendo lo que pasa por vos, y quiero que sepas que estoy lejos y cerca, para lo que necesites.

Solo eso, te deseo toda la suerte del mundo, y que todo sea como lo has decidido, y a partir de ahí, tu sonrisa será más amplia y tu descanso será profundo, y en esas condiciones, seguramente los sueños no tardarán en atacar tu corazón.

Gracias por tu visita y tus palabras.

Te dejo un beso inmenso y un abrazo apretado.

Juan

Beatriz Martín dijo...

Amigo fantástico, una reflexión profunda bordada con belleza literaria hermosa, este confinamiento logró que nuestras almas clamaran hablaran y lloraran, mientras el mundo allá fuera cogia un respiro de todos nosotros y nosotros poder detenernos ... precioso amigo un beso desde mi brillo del mar

Levana dijo...

Veo que tenéis un bonito espacio, si gustas te invito a conocer el mio!!

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Beatriz Martín: Es cierto, el confinamiento del ser humano, es lo que mejor que pudo pasarle a la naturaleza. Y si esta reclusión forzada fue utilizada para analizarnos y ver en detalle nuestras aristas. Todo ha tenido un sentido.

Lindo verte pasear por estas letras.

Gracias por tu visita y tu comentario.

Juan

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Sandy: Bienvenida ...!!! gracias por tus palabras y tu visita, espero recibirte muchas veces.

Además se agradece tu invitación, pasaré por tu lugar hoy mismo.

Gracias nuevamente.

Cariños

Juan

hanna dijo...

Hola Juan !! que tu deseo sea el de todos los corazones!!!
No se como no vi tu post es una gran reflexión de la vida, la naturaleza que a pesar de todo nos brinda su belleza, y la humanidad sufriendo dolor e incertidumbre, un momento increíble que todos atravesamos por igual y que lamentablemente eso nos une. Ojala el tiempo que solo pasa y pasa y fue perdido lo recuperemos con un renacer.
Es hermosa la foto y tus palabras que llenan de esperanza tu texto.
Te mando un beso grande y mi cariño, espero estés muy bien!!

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

hanna: Hola ...!!! querida hanna, como estás ? espero que bien. Disculpas por la demora, pero ya estoy de regreso. Gracias por tus palabras y tu visita, realmente cuando venís a pasear, me produce una especial alegría. Sos de esos comentarios que siempre espero.

Te dejo un beso muy grande, y nuevamente gracias.

Nos seguimos cuidando.

Juan

Natalia Astuácas dijo...

Tenés razón querido Juan que este tiempo ha sido y sigue siendo diferente en muchos sentidos. El ritmo, el tiempo, las personas, el aire ha cambiado. Y aún en mis 3 cuerpos sigo sintiendo que no lo hemos dimensionado. Te mando un abrazo.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Natalia Astuácas: Primera vez de visita ? no importa, hagamos de cuenta que hace mucho pero mucho. De todos modos Bienvenida una vez más. Cierto de toda certeza Natalia, nada será igual después de esto, nada quedará sin erosionarse todo entra una cicatriz. Quizás cuando las aguas vuelvan a la calma seguramente sufrirás el impacto de la dimensión. Un gusto tenerte de paseo, visité tu lugar, me encantó, te pondré entre mis favoritos.

Cariños y gracias.

Juan

hanna dijo...

Hola Juan!! pasaba para leer algo mas de tus bonitas letras, espero que estés bien, te dejo un beso grande.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Hanna: Hola querida, como estás ? yo muy bien, recién llegado del sur, que es donde me escapo, cuando me otorgan el famoso y nunca bien ponderado Permiso de Circulación. Pero bueno es una excelente forma de pasar esta cuarentena interminable entre silencio, arboles, vegetación y lagos. Creo que esta semana empezaré a publicar alguna que otra letra.

Gracias por tu visita, perdón por no dejar nada, tu visita y tus palabras siempre me llenan de alegría. Entre vos y yo y ahora que nadie lee esto, esa foto es hermosa, sabelo.

Siento un gran cariño por vos.

Te dejo un beso inmenso y hasta pronto.

Juan

hanna dijo...

Hola Juan!! Espero estes bien, te visito pensando encontrar tu letras y dejarte un abrazo. No dejes de escribir!!!!

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

hanna: Holaaaa...!!! querida amiga, estoy bien, tratando de pasar este mal trago que nos está dando la vida. Pero bien, cuidandome y cuidando a terceros. Gracias por tu preocupación.

No dejaré de escribir, creo que nunca lo haré al menos mientras de mi dependa.

Te dejo un cariño inmenso y gracias por tu visita y tus paabras.

Juan

Tinta en las olas dijo...

Así es la vida continua a pesar de todo y de todos. Que todos los deseos se cumplan. Me encantó conocer tu blog es maravilloso. Saludos

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Tinta en las olas: Hola, disculpas por la demora, pero he tenido este lugar un poco abandonado por cuestiones que ni lo justifican, pero así ha sido. Por lo tanto, disculpas nuevamente. Somos parte de la vida, ella nos lleva envueltas a su ritmo, y las cosas suceden y sucederán, aún a pesar nuestro. Gracias por tus palabras y siempre serás bienvenido a esta humilde calle.

Saludos

Juan

hanna dijo...

Paso a dejarte mis mejores deseos, espero que estes bien!! Muchas Felicidades. Un beso grande

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

hanna: gracias mi querida muchas gracias, igualmente y que siempre esté entre nosotros este hermoso hilo que nos mantiene conectado durante años.

Un beso enorme, y gracias nuevamente.

Juan

eli mendez dijo...

Me ha gustado este relato que por lo visto si es tuyo.
Creo que cada día, por mas que lo relojes vayan lento y todo parezca detenerse o se torne gris, tiene un instante que es nuestro y esperanzador, lleno de vida y de cosas por agradecer, cultivar, regalar, sonreír.. Un momento de amor y de vida plena. Saludos y buena Pascua!

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

eli mendez: Hola y bienvenida ...!!! me da placer verte pasear por esta pequeña calle.

Si este texto es mío, como todo lo que se ha publicado acá. Son muy ciertas las deducciones de tu comentario. son claras y llenas de verdad. Te agradezco infinitamente tus palabras y te también gracias por tu visita.

He pasado por tus espacios y te diré que tenés unos lugares muy lindos. Te visitaré seguido y lo pondré entre mis favoritos.

Gracias nuevamente y un cariño inmenso.

Felices Pascuas

Juan

Mi nombre es Mucha dijo...

Te persiguen saludos veo que estas bien Dale ponele a tu blog una foto actual muchacho

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Mi nombre es Mucha: Hola, gracias por tu visita. Siempre tan amable y cordial, es verdaderamente un gusto saber de vos.

Voy a tomar tu opinión, no sé si la llevaré a cabo, pero prometo dedicarle algunos minutos.

Saludos muchacha.

Juan

R's Rue dijo...

Wow

RECOMENZAR dijo...

Vine a ver si habias puesto una foto actual pero....... Te da miedo el paso de los años muchacho o en realidad la foto no te pertenece

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Recomenzar Mucha o como te hagas llamar que seguramente será Matilde (con el perdón de todas las Matilde ...) y que a mi poco me importa.

He publicado tu comentario, para que todos los que entren, sepan quién y cuál es tu personalidad. Respecto a si pasás por mi lugar solo para mirar mi fotografía, te voy a pedir un favor especial, no pases más.

Respecto a si me da miedo el paso de los años, lamento comunicarte que no, que vivo mi vida con mucha dignidad, y creo que vos los sabrías mejor que yo, ya que me llevás 10 hermosos años.

Pero lo más grave de tu comentario, es de calificarme de falso y todo lo que encierra a una persona que pone la fotografía de otra persona, aún cuando no haga falta colocarla.

Por lo tanto, esta es la última vez que te contesto, es la última vez que te publico un comentario, y te voy a pedir encarecidamente que no me visites más.

Desde ya agradecido.

Juan