27 marzo 2012

Milagro

.
.
.
Si tan solo imaginaras
en que playa
me he enamorado de vos.
Si tan solo imaginaras
que dichos tan míos
te arrancan una sonrisa
o si tan solo imaginaras,
hasta donde caeremos
en este abismo de lo imposible.
Te darías cuenta que,
tengo un sueño para vos,
simple y melodioso.

Tan solo nos queda cruzar
esta soledad que nos encierra
para hacer de este amor,
un mundo nuevo y propio.

Juan

Gracias Elena

He abierto los ojos al día hace algunas horas, aunque la luz no encuentre los rincones de mi habitación en esta mañana. Un nuevo día comienza, donde una suave brisa y su voz haciendose eco, buscan incansablemente nombres propios en cada esquina y solo recibe, los vulgares y fáciles adjetivos.
Camino lentamente y observo que se están yendo los colores de los árboles, aunque ellos insistan en conservarlos, pero poco a poco, el otoño con su sólida lentitud, no les ofrece el perdón, haciendo respetar el calendario en forma rigurosa.
Hoy extraño mis cigarrillos, viejos amigos, hace años que no los veo, pero sé que debo olvidarlos, pero cuando no existe la desidia, seguramente no habrá olvido, porque nada importa, aún cuando se busca un poco de ternura en la ciudad, mientras te devoran sin compasión. Todo tiene color a inconsistencia, todos distraídos y ensimismados, en vaya uno a saber que negocio desquiciado.
El amor cada vez tiene más morosos, y estos caminan por las calles seguramente sin saberlo. El amor, doloroso placer para las contestarías del silencio, aunque saben que nunca es tarde,para darse cuenta que no existe la posesión en él, ni con él.
Me siento en una plaza, recibo la primera acaricia del día y me la entrega sol. Pienso que sociedad hemos creado, te dá, también te quita, parte y reparte, roba y derrocha, se enamora y tiene sexo con la belleza y la pobreza a la vez, mientras te regala pinceles y colores pastel, para que dibujes ilusiones y esperanzas en las paredes de tu habitación y así construyas tu sueños, que quizás nunca sean más que eso. Sociedad que nunca se juega por nada ni por nadie, permitiendo las más crueles injusticias, pero ese naipe es nuestro, y lo jugamos como mejor nos parezca, siempre nos ha correspondido, pero ella sigue abrazada al egoísmo.
Pasa alguien a mi lado susurrando una canción, le digo algo, me mira y me sonríe, vuelvo a confesar..."la sonrisa de una mujer es lo mejor que he visto y leído como homenaje a la alegría", seguramente eso nos pueda apartar de tanto y de tan poco, también el abrazo sentido de una madre, la alegría del encuentro de los amantes, el te quiero, sin posesión, pero si como elección, tomar un vino con amigos en la noche y a luz de las estrellas, mientras las palomas insistan en compartir la mesa, haciendo gala que su proceder es común en este mundo, y tantas otras historias cotidianas bellas, que merecen ciertamente la alegría en cada amanecer.
Ver en cada cosa, la vida, nuestra vida y también la ajena, disfrutar de una tormenta, el mar, de una luna inmensa y más femenina que nunca, abrir la mano a quién lo necesite, para reírse a carcajadas de lo vulnerable que es la injusticia social y sus predicadores, dar el merecido respeto a una prostituta y hacer saber al monje que hay un Dios que lo mira de reojo, empiezo a sonreír, apuro mi paso y un nuevo rayo de sol pega en mi cara, la pienso...sonrío más y más, creo que me estoy enamorando, es así el milagro del amor, después de todo ya no veo tan jodido y difícil este mundo que nos toca compartir.
Porque de eso también se trata la vida de creer en los milagros, y porque no, también en soñar con levantarle la falda a la mujer que se ama.

Safe Creative #1203211340432

22 comentarios:

Edurne dijo...

Olé ahí, Juanito!
Llegaste, y como Julio César: Veni, Vidi, Vinci!

A esto se le llama una buena forma y actitud de entrar en el claroscuro del otoño, con el corazoncito palpitando, tas tas tas... con los ojos bien abiertos, y la sonrisa presta!

Me gustó esta nueva forma de prestarle tus versos a la vida!

Como siempre, un abrazo apretadito, mi amigo!
Y que la vida te siga pasando al lado con la sonrisa de ese amor que te guarda el sueño!
;)

Macarena dijo...

Mi querido Juan, siempre mi querido, vos me has enseñado que la realidad no tiene consistencia, sino hay imaginación para poder verla, son tus palabras, como olvidarlas.
Que linda sonrisa tenés, cada vez que la veo me hace sonreir, vaya uno a saber que cosas pasan por mi cabecita.

Un beso gigante querido Juan

Macu

más macu que nunca ja.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Edurne: Gracias querida mía, siempre a la espera de mis letras y yo solo leyendote, sin tiempo para dejarte palabra alguna. Pero te llevo en el corazón, y siempre sos motivo de una sonrisa. Gracias una vez más, y cientos más, siento un inmenso cariño por vos y eso ya...es imnegable.
Ahora sí, sonrío, sonrío y vuelvo a sonreir, estoy pleno y eso no es poca cosa.

Quizás por eso será que ya no escribo tanto, una hija de española, a quién quise mucho, siempre me decía un dicho de su abuela y era el siguiente " boca que besa no canta" quizás, quizás sea eso.

Beso y abrazo apretado mi querida orillera.

Juan

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Macarena: Gracias por pasar, siempre te espero aunque siempre estés, gracias y gracias...lo digo publicamente: tus paletas son y serán siempre mis favoritas, sin más explicaciones no ? Un beso grande y aunque te parezca mentira, sí, me imagino que pasa por tu "cabecita" ja.

Beso negra de mi corazón.

Juan

Igna dijo...

Siempre me agradó saber que vida se escribe en fememino, a veces en mayúsculas.
Saludos Juan, veo que sigues la vida con el interés de los 20.
...Y eso es bueno.

laura dijo...

El mar, siempre es el mar. Repetida imagen que crece poderosa y hace que tus manos delineen poemas como este que hoy pusiste como intro

no es la primera vez que tus versos comienzan nombrándolo y terminan dandole forma de caricia abrigada, de esas protectoras que acompañan, que cuidan

una entrada distinta la de hoy Juan, la prosa, que no siempre es lo que mostrás por blog pero que tiene tanta poesía como tus versos

un abrazo y mi beso para vos

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Igna: Que alegría tan grande amigo mío, si escribir estas letras ha servido para tenerte un poco más cerca que en el recuerdo, han servido para algo maravilloso.

Pero si señor, la vida es femenina, bella, suave, dura, celosa y se debe recorrer en toda su extensión...nunca más femenina.
Por supuesto sigo con el interés de los 20, con el amor en algún bolsillo de mi ropa, siempre recondando las palabras del gran Jaime Sabines "... a estas alturas, solo me he dado cuenta que la juventud viene por contagio" y para que te contagien, hay que estar cerca de algo así.

Alegría, alegria y agradecimiento, por sentir este cariño entrañable.

Un abrazo inmenso y apretado, compañero.

Juan

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

laura: Pero mirá vos que linda observación, el mar, es cierto, siempre me entrega cosas maravillosas con respecto al amor, será por eso que lo invoco tanto, o también porque no, quizás sea una expresión de deseo del inconciente, vaya uno a saber.
Gracias Laura, es una maravilla saberte, de cualquier manera, pero saberte absolutamente siempre.
A veces creo que exagerás con respecto a mis escritos, pero me siento feliz al respecto.

Beso inmenso y de aquellos.

Juan

Amie dijo...

Pienso que los sueños hacen parte de nuestra vida... ¿ que haríamos sin ellos ? , aunque nunca se cumplan , mientras los sueñas tocas un pedacito de cielo...

Bellísimo lo que has escrito, esos momentos maravillosos son por lo que en realidad dices : Vale la pena vivir ! Tus descripciones son profundas y profundas son tus letras hoy.


Me encantó leerte y compartir un pedacito de tu mundo.

Un beso y una sonrisa leyendote en silencio...

Maria Varu dijo...

palabras de quien pasea por la vida... femenina como dice Ignacio; bella, suave, dure y celosa le añades tú, amigo Juan... cómo no sentir el deseo de seguir andando por ella si tu forma de contarla suena como ese camino donde los árboles pierden sus colores, pero todos sabemos que pronto regresarán...

un beso grande y el olor de jazmines abrazando el instante

Marisa dijo...

Querido Juán, aunque los colores de los árboles se vayan diluyendo a medida que avanza el otoño no dejan de tener la belleza dorada y rojiza del sol en su poniente. Nos evade de las injusticias, de melancolías y nostalgias y nos eleva a la sonrisa,todo ello más intenso si nos acompaña el amor.

Siempre es un placer el visitarte.

Besos

Solina dijo...

Querido Poeta... como siempre derrochando tu talento al dejar tantos sentimientos y verdades de la vida en tu escrito... el sol, el mar, la naturaleza, el dorado del otoño, el amor... me lo llevo en el alma pues es como un milagro, te impacta profundamente.

Le pongo alfombra roja a tu pluma.

Un gran abrazo desde Sweden

Unmasked (sin caretas) dijo...

Millones de anios que no comentaba por aca.

es bueno seguir "mirando" lo que pasa alrededor, mirar, sin juzgar o sacar tantas conclusiones.

Nos damos cuenta al final...de la verdadera dimension de las cosas.

Mirar. En silencio. Mirar.

Saludos paparulo y espero que estes bien

Petra

pd: gracias x tus mensajes en algunos de mis posts anteriores. se agradece.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Amie: Gracias, por tu letras y tu visita. Los sueños, son tan vitales para nuestra vida como el oxígeno. Por eso siempre digo, que permito que me roben todo...menos los sueños, porque quién lo haga me está invitando a morir.
Vale la alegría (más que la pena) vivir, la vida es eso, alegría y sorpresa todos los días.

Beso apretado Amie, y gracias nuevamente.

Juan

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Maria Varu: Hola amiga, que gusto verte de visita.

Si mi querida, la vida como dice Nacho, bien femenina y con mayúsculas, bella, intensa, donde los árboles pierden sus colores, pero nada se desvanece en ella, todo regresa, desde el más remoto sueño, hasta aquel amor que se ha ido, pero aún se piensa, para transformarse en ilusión hasta luego vestirse de esperanza...

Gracias querida amiga, te recuerdo siempre y te abrazo con todo mi cariño.

Juan

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Marisa: Me pone feliz tu comentario, porque has interpretado con precisión la esencia de lo escrito.

Para mi también es un placer tu visita.

Un beso.

Juan

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Solina: Gracias, gracias y gracias, tus palabras me han llegado, siento en ellas una identificación absoluta con el texto y eso hace que sienta más cercana tu presencia.

Gracias por tu visita nuevamente, y no te pierdas, te voy a visitar.

Un beso más que grande.

Juan

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Unmasked (sin caretas):

Pero mire usted que hermosa sorpresa, ha llegado y aún no lo creo, gracias, es una inmensa alegría verte de visita, después de tantos años.

Hermoso comentario, lleno de verdades, que espero sean aprendidas, por todos a los que nos corresponda (inclusive vos).

Bellisimo, tu post con tu sello inigualable, seguramente mucho más bello para quién fue dirigido, de eso no tengo dudas.

Gracias por pasar, gracias por estar siempre y leerme en silencio más de una vez, el resto es olvido.

Te beso querida mía, con una sonrisa y un abrazo apretado.

Melona...

Juan

Cotidiana dijo...

Tienes la magia en dosis y momento exactos para iluminar mis días grises.

Te robo un trocito de ti, para mi lado derecho :)

Besos Juan.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Cotidiana: ...y vos la dulzura para decirme palabras tan bellas, que me hacen sentir un poco más cerca, de lo tan lejano que me encuentro de transmitir lo que escribo.

Nunca robás nada, solo te llevás lo que ciertamente es también tuyo, tan tuyo, que le seguís dando vida sobre el lado derecho de tu lugar, tan cálido y tan especial.

Gracias, y beso grande.

Juan

Oréadas dijo...

La vida es bella, por eso ha de ser femenina, fecunda y milagrosa vida que nos da la virtud de enamorarnos.
Besitos Juan, un placer leerte.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Oreadas: Que alegría verte paseando por esta calle. Cierto de toda certeza, la vida sin dudar es femenina, con todo lo que eso encierra.

Gracias por tu visita, y para mi es un placer tener por estos lados.

Beso grande.

Juan