24 abril 2007

Paso a la libertad

...llegué temprano, casi 30 minutos antes, Adriana, mi abogada, mi amiga, mi contención, ya me estaba esperando, ahí estaba como profesional y como compañera, cubriendo el lugar vacío, que me dejó la decepción y porque no la cobardía, nos dimos un beso como siempre, con abrazo incluido, y me susurró al oído "estás tranqui Juan" y le contesté un "no" con una media sonrisa, no se puede estar tranquilo cuando se está en la víspera de cumplir un anhelo tan deseado.

Entramos a ese lujoso edificio, miré de reojo la calle y pensé que cuando volvería a pisarla, sería otra persona, con otra vida, cada paso dado, era medido en detalle, sabía que en el momento de desandarlos todo habría cambiado. Por fin, estábamos en el lugar, alfombra importada, sillones lujosos, lindo escenario para despedir una pesadilla, lindo escenario para volver a ser uno mismo...nos sentamos a esperar y a los 5 minutos, se abrió silenciosamente una puerta que no habíamos percibido que existía, y una niña muy amable, nos dice "la doctora los invita a pasar a la sala", me levanté rápidamente, casi con apuro, quería terminar de una buena vez, Adriana me tira del saco y me dice "tranqui... Juan, ya estamos" - "dale, dale", le contesté.

Hermosa sala, un ventanal amplio con toda la vista sobre Plaza Francia, revestida en fina madera, cuadros originales en oleo y acrílico, todo tenía un gusto excelso, lindos detalles de estilo y una mesa inmensa de caoba con vidrio y sillas en terciopelo rojo. Cerraron la puerta, y quedamos solos, el silencio se adueño de los dos, nos miramos y ella me sonrió, yo no le devolví la sonrisa, estaba tenso, baje la cabeza, levanto la vista y me sigue mirando, me guiña un ojo, ahí si, sonrío, y me muerdo el labio, y me dice "que ansiedad, no lo podés creer " no podía hablar, solo le dije que no con mi cabeza y se me nubló la vista. "Juan no dejes que te mate la espera, falta poco" dice Adriana, "si estoy por ser feliz y libre, no es fácil, es que ya me olvidé como era", le contesté. "Vamos Juan tanto peleaste por esto, dale es el último escalón". La puerta se abre nuevamente, entra su abogada, casi una anciana, pero la calidad de su ropa y algún que otro cirujano la habían dejado digna, pero anciana al fin, me saluda muy amablemente, también saluda a Adriana a quién le dice algo al oído y ríen a carcajadas, luego Adriana me comentaría la acotación, que no vale la pena mencionarla.

La puerta queda entreabierta y miro, ya había llegado, estaba ahí, la veo, la vi linda, elegante, sencillamente atractiva, delgada, con un trajecito negro, y una blusa rosa, pelo corto, rubia, y su flequillo desmechado tan de ella, se la veía bien, sonreía con alguien mientras movía sus anteojos de sol, toda era igual, como si se hubiese detenido en el tiempo, su forma de pararse tan particular, sus gestos, su manera de sonreír, parecía que el tiempo no había pasado para ella, dejé de mirar... pero no pude, y volví mi vista, ahora estaba de frente, miré sus ojos color del tiempo, apenas maquillados como siempre, hacía tanto que nos lo miraba.
No se percató que estaba ahí, los recuerdos se me cayeron en la cabeza, no todos juntos sino uno a uno, caían como fichas, me dieron ganas de dejar lo que había traído sobre la mesa y salir corriendo, tantos recuerdos, lindos, feos, hermosos, tantos que no lo podía soportar, se me cruzaron mis hijos aquellos momentos de lucha, el comienzo, el final, todo, absolutamente todo.

Me costó reponerme, debía estar lúcido, mi abogada no me sacaba la vista de encima, ella sabía lo que significaba para mi, ella sabe todo de mi, hasta lo que no debe saber, me contenía con la mirada, opinaba en el momento que yo iba a decir algo no conveniente, me sonreía cuando iba a explotar, pero ella sabía, que fueron 8 largos años de espera, 8 años de sobrellevar una situación no querida, 8 años de estar atado, ella también sabía que nada pude hacer, quizás una mala gestión de alguien que ya no está, no importa, ella me entendía, quizás porque vio el documento, eso quizás porque lo vio. O quizás porque iba a cobrar honorarios, cualquiera de los motivos le cabe a mas de una, eso también aprendí, que todos somos iguales en el mismo momento.

Entró sonriendo, se detuvo, me miró sorprendida y fijo, muy fijo, su mirada se clavó en la mía con un brillo especial, me sonrió, aquella sonrisa de tiempos, solo un "hola" de mi parte recibió, caminó lentamente en busca de su silla, sin dejar de mirarme, movió rápidamente su cabeza para que su flequillo la dejara ver mejor, y sin sacarme la vista, se sentó frente mí, permanecía con su vista en mis ojos, me miró constante e insistentemente, cuando se leía el documento, con su mano derecha en el mentón, como luciendo esa pulsera que alguna vez le regalé, siempre en la misma postura y con la misma mirada solo decía - si o no - de acuerdo con lo que se le preguntaba. La miré, me sostuvo la mirada, y cuando no pudo mas, la bajó con una sonrisa, como si hubiese estado jugando a la seducción, y sonrió... sencillamente me conocía a fondo.

No sé lo que se leyó, no sé ni que me preguntaban, Adriana contestaba por mi. Solo sé que me inquietaba cada vez mas su mirada, y cada tanto recorría mi rostro, como quién trata de guardar algo para no olvidarlo mas, no perdía detalle.

Tenía mis manos apoyadas sobre la mesa, y ella con sus dedos finos, las uñas prolijas y anillos que no conocía, puso su mano tibia sobre la mía, haciendo sonar esa pulsera sobre el vidrio, y me dijo susurrando "hola Juan, que gusto verte, te noto con carita de no dormir, pero igual se te ve muy pero muy bien, como siempre, o mas." Solo levanté la vista, saqué mi mano, la miré fijamente, ella sabe cuando miro así, y dije "ni una cosa ni la otra, todo normal".

Traté de buscar en todo momento algo en sus ojos, ironía, placer, dolor, arrepentimiento, algo y siempre me daba lo mismo, cariño, era su mirada de cariño, pero no tuvo eco, mi costo fue muy alto.

Justo en ese instante su abogada le pregunta a Adriana si había traído el dinero, saqué la suma acordada y en la moneda pactada, la puse ordenadamente sobre la mesa, y empujé el montón hacia ella, sentí un gran alivio. Me incorporé y volví a empujar el dinero, para que lo tenga bien cerca. Me seguía mirando inmutable, nunca miró el dinero, sus ojos color miel brillaban mas de lo común, no miraba el dinero, me miraba a mi, no sacaba la vista de mis ojos, ya no sonreía, sabía que era el final, sabía que era así, que acababa algo importante, entendió la contundencia de la finitud, no solo la entendió, sino la sintió, como nunca.

Seguía quieta, sus dos manos entrelazadas sobre la mesa, siempre mirándome, no se le movía un músculo, era una fotografía, sus ojos brillaban mas, ni su flequillo podía disimularlo, por mas que bajara su mentón. Se hizo un silencio general, Adriana... "señora va a contar el dinero?" sin mover sus ojos, contestó "no - si él dice que esta bien, estará bien". No quise contestar, alguien una vez me dijo que me comportase como un caballero, y eso hice.

Pedí en tono suave los folios necesarios para firmar la total independencia, los iba a firmar, y Adriana me lo sacó de la mano y dijo, "primero firma la señora que recibió el dinero, y después vos". Se paró le puso las hojas en la mesa frente a ella y le dio su lapicera, seguía mirándome, ni siquiera había pestañeado, seguía firme, toma el documento, firma con un dejo de importancia, y porque no con desprecio, mi vida empezaba a tener sentido, raro me sentí raro, y me salió una sonrisa de alivio. Firmó, sin soltar la lapicera levantó nuevamente su vista, me miró fijo y volvió al papel poniendo algo bajo su firma, no presté mucha atención al acto en si, solo se trataría de una aclaración de firma o fecha.

Firmó su abogada, lo hizo Adriana y luego me tocó a mi, firmé, con disimulo veo su firma y lo que escribió debajo, decía, "lo guardaré para nuestra vejez" , dejé los folios sobre la mesa, y no la miré mas, sonreía, ahora yo sonreía, me paré, pregunté si había algo mas que hacer, los abogados se miraron y dijeron casi al unísono "todo está en orden, nada más" comencé a salir de la sala y su abogada me dice..."Perdón, los honorarios..." Adriana, le dice "Doctora, eso lo arregla conmigo, a él no le pida nada, está empezando a ser feliz", giré mi cabeza ante semejante respuesta y no pude evitarla, seguía sentada frente al dinero con la misma pose, y la mirada perdida...comencé a salir, y sentí su voz..."Juan", me doy vuelta se para, se acerca mas de lo normal, y me dice, "gracias por nuestros hijos, gracias"..."nada tenés que agradecer, ahí tenés lo que querías, que seas feliz y tengas mucha suerte", contesté, y me dijo "eso tiene destino, ya tiene destino y lo decidí recién...y así será, aunque no estemos juntos" sonó a arrepentimiento, realmente no me importa, ya no era mi dinero, no dije nada, solo salí, estaba aturdido, mareado, quería la calle.

Salimos con Adriana y nos encontramos con el inmenso ombú de Recoleta, me dijo, "te felicito, tomamos un café? no, solo quiero caminar por la plaza, venís?... vamos..." prendí un cigarrillo, miré el cielo, miré los verdes y la angustia de ocho largos años me llegó a la garganta, baje mi cabeza, Adriana, me tomo del hombro y lloré, me abrazó, y me dijo "negro te quiero tanto, sos tan jodido como buen tipo", lloré en silencio, lloré un rato largo en su hombro, mientras pasaba por mi cabeza la película de estos largos ocho años, el crecimiento de mis hijos, la condena de mi soledad, mis logros, mis fracasos, los golpes que dí, los que me dieron justa e injustamente, lloré por las perdidas que quedaron en esa mesa junto al puto dinero, lloré por mis equivocaciones, por mis aciertos, por mi profesión, por lo logrado y lo perdido, lloré hasta que no tuve más lágrimas, cuando levanté la vista Adriana también tenía su cara con lágrimas, me dijo "Juan cuanto te ha costado, mas que el dinero, te costó llegar...". la miré y le dije, "sabés, hacía tanto que no lloraba en libertad, tantas lágrimas y dolores sin compañía y ahora puedo elegir, gracias Adri," y curiosamente me dijo una frase muy mía, muy de mi infancia que ella no conocía, pero la dijo.."Un poco mas bueno, si fueras un poco mas bueno, no te cobraba.."los que me conocen saben muy bien el origen de esa frase, me la decía mi madre cuando era chico, me decía "Un poco mas bueno, si fueras un poco mas bueno, serías perfecto", mientras me abrazaba y reía, me corrió un escalofrío, sentí que ella estaba ahí, que siempre había estado, y estaba feliz como yo, no dije nada, solo pensé "gracias vieja por todo como siempre y yo que pensaba que estaba solo", sonreí, hacía mucho que no sonreía en libertad, y le dije "ahora si, vamos a tomar un café, ahora comienzo mi nueva vida, aunque viva diez minutos mas, no me importa, me voy a morir libre, solo yo decido ahora".

Nos tomamos del brazo y buscamos la confitería mas lujosa, y sonriendo dijo "que pensará la gente, mirá esta gorda lo que se levantó, debe tener mucha guita" siempre se ríe de su gordura exagerada y disfruta (creo yo) de lo que posiblemente opina la gente, reímos, a carcajadas sin parar, pero libre, donde la risa es mas amplia.
Esto no fue merecido, nunca lo merecí, le pese a quién le pese, solo los consejos, y opiniones de terceros lograron esto, que yo pagué con ocho años de mi vida, y al final ella estaba sola en la sala, con un dinero que no le hace falta, pero con una historia aniquilada y sin ningún atisbo de algo mas, ahí quedó, como pidiendo perdón, pero la consejera de turno, ya no estaba.

Yo no lo merecía, ni eso, ni mucho menos, es que no me considero un gran tipo, pero si sé que soy un buen tipo. Lejos quedaron las incredulidades, los conceptos gratuitos, la falta de comprensión, los insultos, lejos quedó esa soledad de este último mes, cuando mas necesitaba compañía, nadie se jugó a mi lado, tan solo por 30 putos días de aguante, quedó todo perdido, será mi destino estar solo. En los momentos cruciales he estado solo, pero esta vez pensé que no sería así, pero se repitió, listo... pude solo este último tramo, nuevamente he podido, lejos ha quedado todo, mi vida me la gané solo otra vez, como cuando la muerte se tuteaba conmigo en Centroamérica, o cuando el duro suelo de un campo me recibió con la estructura de un helicóptero, llevándose la vida de mi mejor amigo, de mi hermano de la vida, también salí solo de todo eso, ahora me gané mi libertad, ahora mi vida es absolutamente mía, no le debo nada a nadie, hoy puedo volar sin condicionamientos, soy feliz, el resto...el resto, Dios dirá...

Juan y otro punto final

Escrito sobre un hecho real ocurrido hace escasas horas.

Tema musical: "Free as a bird" "Libre como un pájaro" - John Lennon - Curioso este tema no lo pudo terminar, el destino dijo "no", o quizás él decidió volar antes, y sentirse libre como un pájaro, y se dejó morir, nadie lo sabrá, si sé que nos dejó esta belleza musical a su mejor estilo. Hoy me siento así, y su canción me parece aún mas linda.

28 comentarios:

Unmasked (sin caretas) dijo...

Juan,

Te venia a hacer un chiste y ahora no puedo...me has dejado dura, tiesa, con la lengua trabada y los dedos inertes, asi que tendre que volver mas tarde.


Me dejaste con los ojos humedos malvado...encima aca esta nublado.

Me retiro en puntas de pie, y no digo ninguna pavada esta manana.

Te abrazo fuerte, fuerte...Ya paso.

Petra

pd linda foto.

MaleNa dijo...

Nada, te abrazo.


TQM.

UMA dijo...

Me quedo con esas certezas, el que sepas quien sos realmente sin que te lo tenga que decir nadie, me pliego al abrazo de Adri pegado a las palabras que recordaron a tu madre, no hay mejor abrazo que ese.
Es bueno en un momento asì saber que hay gente que te aprecia y que te acompaña, es mi caso para con vos.
Disfrutà, Juan, tus pasos son esta vida nueva.
Besos

Flores de Alquiler dijo...

Juan...yo tambien pasè por eso.
Se lo que se siente.

Te abrazo y deseo el mejor futuro.

Laly

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Petra: No fue mi intención humedecerte los ojos, y menos dejarte la lengua trabada, pero que te quede claro yo no tengo nada que ver que esté nublado porque acá llueve y no te digo nada. Venías a hacerme un chiste ? dale hacelo, lo del post fue un momento no muy agradable por todo, pero no dejes de ver, que terminó para mí una pesadilla, ha comenzado una nueva vida con todo lo que eso encierra, y estoy feliz, puedo volar como quiero y con quién quiero. Gracias por lo de la foto, si es linda, lástima el contenido. Te dejo tres besos, pero de aquellos.
Otro si digo: No te preocupes que terminé de festejar hoy al mediodía. Mas besos y mucho TAG

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Malu: Me abrazás y ponés antes Nada? te parece poco, despues de lo que nos hemos reido hoy. Sé que me querés y me lo demostras, bueno que se sepa de una buena vez, nos queremos mucho. Nos hablamos, besos y jazmines.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

uma: Que alegría verte de nuevo, me tenías abandonado. Si es cierto,fueron sensaciones diversas, dolor, angustia, soledad, alegría. Pero el abrazo de Adriana, junto con la presencia etérea de mi vieja, fueron lo más lindo de ese mediodía. Otro camino, otra vida, otros sueños, otras esperanzas, nada es gratuito, se llevó también otras cosas, pero bueno, seguramente no eran para mí. Soy exclusivamente dueño. Vuelo sin parar, nunca pensé que sería así, nunca. Gracias por acordarte, gracias por pasar, te dejo dos besos enormes.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Laly querida, que bien me hacen las palabras, siento una alegría interna tan grande que no paro de reirme, si esto es la felicidad, soy feliz, fueron ocho años durísimos, muy duros, para alguién que siempre vivió libre. Pero bueno pasó quiero disfrutar este momento con todo, y beberme hasta atragantarme la vida. Gracias Laly, me hablan muy bien de vos, pero sabés...no hacía falta. Besos

pinokia dijo...

Juan, mis ojitos liquidos no me dejan ver mas... este relato es muy angustioso y no puedo decirte mucho... me gustaria tener una palabra que te haga sentir mejor, pero no la encuentro, solo puedo dejarte en esta calida callecita del angel un abrazo sincero, un largo silencio y una mano amiga!!!
Ojala puedas respirar profundo y salir adelante... Permitite estar triste y llora todo lo que quieras...
Todo mi cariño y las alitas las dejo para otro dia!!!!

Cyrana dijo...

¡PLOPLOPLOPLOP!
Valiente para contarlo y tirar este chorizo de verdad con gusto a dolor, abandono, amor-desamor.

Solos, cada vez que doy una vuelta por este mundo veo que habemos muchos solos.... Y bueno, serán los tiempos.
Libre, bienvenido, el cautiverio evita que nos reproduzcamos.
Un abrazo Juan, cuídate y descansa tu alma.

Letra de Mujer dijo...

Que seas muy feliz, Juan! Debés ser un buen tipo vos. De todas formas, por las que pasaste, te merecés la felicidad.
Te mando un beso grande

Milonga Fina dijo...

Otra vez, Juan, el horizonte queda para adelante. Enhorabuena.

Te abraza,
Milonga Fina.

valeria dijo...

Bienvenida sea tu nueva vida...
Disfruta tu libertad y te deseo lo mejor.
Un beso, o tres, Juan

Unmasked (sin caretas) dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Unmasked (sin caretas) dijo...

Juan NExt tag NR OBP de la cruz

Me alegro que estes mejor. Ayer no podia escribir las tonteras que queria, me dejaste dura y media tristona, pero adivina que? hoy estoy repuesta!. jaja.

Escuelas TAG + NEXT + NR fusionandas...da lugar a una nueva super teoria totalmente revolucionaria, que se llama.
NEXT NEXT NEXT !!
jaja.
Un next mucho mas variado, colorido y dinamico. Version upgrade 2007

Con respecto al post, juan,
Dos cosas
Que lindo esta el paisaje, es decir que lindo esta juancito!
leendo, leendo juancito. :)

Abraza tu libertad, no solo hay que ser libre, sino SENTIRSE libre. Mucha gente lo es, y no sabe que hacer con ella.

Abrazo para que te sientas mucho mejor, cada dia sera mas facil que el anterior.
Una palabra para vos: alivio.

Petronila de las nostalgias del norte NEXT.

Ishel dijo...

No tengo palabras, creo que los comentarios sobran. Pero siempre hay espacio para un nuevo comienzo y crear nuevos recuerdos ¿No lo crees?

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Pinokia: Querida amiga, ya puedo respirar profundo, sin agobio de ninguna índole, la historia es larga y creo que terminó. Gracias por estar, gracias por tu visita, espero no llorar mas, es mas me lo he prometido, será solo por alegría. Las alitas, no las dejes para otro día, dámelas ahora, estoy volando como nunca, hacía tanto que no lo hacía. Te dejo un beso enorme, y me alegra encontrar en vos, una nueva amiga. Dos besos y gracias de nuevo.

Clarice Baricco dijo...

He llorado. Pero si tienes la libertad, la del alma, la de toda tu piel, tus sentidos, entonces esto me hace feliz.

Contigo.

Te abrazo

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Cyrana: Gracias por tu mensaje, muchas veces pienso sobre la famosa frase "no es buena la soledad" y tengo mis serias dudas, creo que muchas veces es necesaria, y te diría que casi imprencindible, cuando la mente se enfría, parece que la persona que ha aguantado adjetivos denigrantes, dolorosos, insultos solapados, frases terribles, no es uno, y es ahí donde uno decide estar solo, en fin es largo. Te dejo un beso grande y nuevamente gracias por tu visita.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

letra de mujer: Que suerte que has pasado, me gusta tenerte en mis comentarios. Aunque suene pedante, sé que no soy un gran tipo, pero si sé que soy un buen tipo. Tampoco sé si meresco la felicidad, solo sé que quiero tranquilidad y volver a lo que fui, y con eso me conformo. Gracias por tu visita, gracias por tus palabras. Dos besos enormes.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

milonga fina: Hola que gusto verte por mi casa, me alegra tanto que estés. Lo sé y me ha quedado grabado ese comentario que mas o menos me has dicho lo mismo. Gracias, me prometí de ahora en mas, sonreir, y mirar hacia adelante, perdonar lo que se puede perdonar, y no olvidar. Gracias milonguita finísima. Tres besos.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Valeria: Gracias por tus deseos, es mi nueva vida, no la que soñé en algún momentos, pero como yo siempre digo "es la que me tocó" y pienso vivirla, tranquilo, en paz, y si se puede tratar de ser feliz, como digo en el final del post...el resto Dios dirá. Tres besos, gracias y sin conocerte te quiero.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Petra: Me gusta tu humor, me gusta tu forma de ser, me gustás ... tomalo como quieras. Se agradece lo de la foto, se agradece siempre y cuando no me estés cargando, que pensabas que era un gordito pelado, petiso (mido 1.81) y llorón, (esto último si)...no te digo que aplauden, pero tampo "chiflan", trato de ser lo que soy, un atorrante de aquellos, criado en la calle y con mucho, pero mucho mundo y una vida vivida intensamente, creo que demasiado para mi gusto. No conocía el amor, y cuando lo conocí me equivoqué de persona, que le voy a hacer, para eso la experiencia no sirve para nada. Ahora si, lo que se hacer es ser libre, nací libre y seguiré de esa manera "los gorriones mueren en cautiverio", no sé elegir, quizás alguna vez decida quedarme en alguna rama, en un balcón de San Telmo o en algun entretecho de alguna casa humilde de Boedo, mirando la lluvia, mojándome en algún charco y volando haciendo espirales en el aire sin rumbo fijo. Petra he cumplido con todo, estoy tranquilo. A vos, gracias, gracias de corazón, por tu humor, por tus bromas, y por arrancarme mas de una sonrisa, te dejo un beso enorme, un abrazo de corazón a corazón, y otro gracias en el oído, muy despacito y casi susurrado. Mucho TAG, y tres besos.

mi otro yo dijo...

Fue mi indecisión, mi no querer molestar, mi no saber que decir lo que no me dejo hablarte en este tiempo como hubiera querido.Pero estuve llena de ganas, de deseos y de todo eso también por haberlo hecho, lo que pensas también.
En fin besos de a montones para vos.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

clarice baricco: Como lamento sacarte lágrimas, cuando mi deseo es que la gente que quiero y aprecio como es tu caso, solo sonría. Podés estar feliz, tengo esa libertad, tengo paz, y siento una tranquilidad de espíritu inigualable. He luchado por lo que he querido, hasta estos últimos 30 días he rogado que no me dejaran solo, y sin embargo quedé solo, ya ha pasado, hoy estoy tranquilo, yo no he sacado a nadie de mi vida, simplemente se fueron, podrán reprocharme cosas, menos esa lucha intensa en los últimos tramos para mantener lo querido. Estoy tranquilo, si eso te hace felíz, entonces sé feliz. Gracias Clarice, si supieras cuanto te aprecio, cuanto valen tus palabras. Gracias y un beso enorme.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

ishel: No hacen falta las palabras, sé que hay nuevos comienzos, pero quiero llenarme de recuerdos lindos, solo de esos...si lo creo. Gracias, gracias y gracias por estar, por volver de visita. Te dejo un beso enorme.

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Sol: No te hagas problemas, respeté tu silencio de este tiempo, y no tenés que dar ninguna explicación, no me hace falta entenderte, simplemente lo respeto. Todo bien, y es un gusto que estés por acá. Gracias y dos besos.
Otro si digo: Como está Cokito ???

lisa dijo...

me sorprendio demasiado tu foto y estas palabras publicadas...juan cualquier cosa que te haga feliz...un beso tres abrazos